Onlineprinters mayo 2016
 

César García entrevista a Pingüi

Lunes, 15 de diciembre 2008

José Luis Moro, director general creativo de Remo y cantante de "Un pingüino en mi ascensor", responde a las preguntas de César García, de Sra Rushmore

Cesar Garcia

César García: Hola, Pingüi. La primera, en la frente. ¿Sigues haciendo campañas o tu cargo te ha llevado a “más supervisar, menos parir”?

 

José Luis Moro: Hola césar. Antes de nada, gracias por elegirme como entrevistado. Sabes que me hace mucha ilusión.

 

Jose Luis Moro

Pues sí. Sigo haciendo campañas siempre que puedo. Y ahora mucho más, desde que Pablo (Torreblanca) comparte el peso de la dirección conmigo. Me meto a pensar siempre que puedo, y no sólo en los grandes proyectos y los más apetecibles. A veces el director creativo tiene que arremangarse y ponerse a remar. Tu y yo lo hemos hablado más de una vez. Hay que coger ese briefing que nadie quiere y demostrar que de cualquier encargo se puede sacar algo. O no, pero que de todos modos hay que intentarlo.

 

De vez en cuando me guardo unas cuñas para mi sólo, aunque las tenga que hacer en casa, después de acostar a los niños o el fin de semana. La radio sigue encantándome.

 

 

Te envío la cuña de Montero que fue plata en el último Cannes. Más aún que el León, lo que me hizo sentir feliz fue que el presidente del jurado de radio, Mark Gross, con el que había coincidido en Cannes cuatro años antes, y que es uno de los creadores del "Real men of genius", de budweisser, me dijera por mail: “Felicitaciones on a wonderful spot. I loved it. Beautifully written, well acted, well cast and great twist at the end. Great job, you deserve the Lion”. Casi se me saltan las lágrimas.

 

Creo que la crisis más grande que he vivido en mi carrera profesional fue la de asumir que era director creativo y tenía que dedicar la mayoría de mi tiempo a coordinar, supervisar, templar, inspirar, decidir y poner turnos de vacaciones, en lugar de hacer lo que realmente se me daba bien: crear. Me ha costado muchos años cogerle el gusto a la dirección creativa. Hoy, aún no se si soy un buen director creativo, pero al menos sé que me divierte serlo.

 

 

César García: ¿Cómo te lo haces para estar en un trabajo tan absorbente como éste, y seguir cantando en garitos con “Un Pingüino en mi ascensor”?

 

José Luis Moro: La música es una terapia. Es como ser el hombre lobo o la masa. De vez en cuando te conviertes en otro que durante un rato lleva una vida mucho más interesante e intensa que tu yo habitual. Luego te despiertas semidesnudo, sin saber muy bien del todo que has hecho la noche anterior. Y vuelves a la rutina. Agotado, pero feliz. Y listo para seguir dejándote absorber por la publicidad.

 

 

No, en serio. Lo cierto es que mi carrera lúdico-musical no me quita demasiado tiempo. Ensayamos los domingos por la tarde y me pongo a componer muy de vez en cuando, por las noches o a la hora de comer.

 

Un Pinguino en mi ascensor

 

 

César García: Creo que eres uno de los pocos que realmente tienen facilidad para las campañas de humor. ¿No crees que todo se está volviendo demasiado “serio”?

 

José Luis Moro: Tienes toda la razón. Creo que somos víctimas de un adjetivo: interesante. ¿Qué te parece esto? No sé, es interesante. A veces yo también lo digo. Y me odio por ello. No me metí en publicidad para hacer cosas interesantes. La gente no quiere ver publicidad interesante. Bueno, la gente no quiere ver publicidad de ningún tipo. Yo creo que sólo tolera los anuncios que le divierten. Y admite la publicidad seria sólo cuando es un espectáculo visual, véase Balls de Sony.

 

 

Siempre he dicho, además, que tomarse la publicidad demasiado en serio es éticamente reprochable. Nuestra labor es conseguir que a la gente le apetezca tomarse una hamburguesa, no convencerles de que tomársela puede cambiar su vida.

 

 

César García: ¿Qué campañas ajenas hubieses deseado haber hecho tú?

 

José Luis Moro: Me habría encantado hacer esto:


Y de los de aquí…


Puede parecer poco objetivo, porque esta campaña es de un amigo, pero creo que aunque la hubiera hecho el tío más gilipollas de la tierra me seguiría gustando.

 

 

César García: ¿Crees que existe la Publicidad para publicitarios?

 

José Luis Moro: Vaya que sí existe. Los festivales son un gran ejemplo de eso. Lo más divertido es que precisamente gracias a los festivales, la publicidad para publicitarios se ha segmentado. Siempre ha habido publicidad para creativos, pero ahora hay también publicidad para los de cuentas, la que triunfa en los EFI, con esos datos de ventas y postest trucheados. ¡Hay hasta publicidad para los de medios! Estoy pensando montar un festival para los de administración.

 

Jose Luis Moro

 

Podríamos defender ese tipo de anuncios que sólo entendemos los publicitarios diciendo que son como los modelos que se exhiben en los desfiles de moda: no están hechos para que la gente se los ponga, sino para experimentar y hacer que el negocio evolucione. Y sí, supongo que algo de eso hay, pero sigo pensando que la buena publicidad no está reñida con la eficacia y el éxito popular. Las dos campañas que he elegido antes son buena muestra de ello.

 


Postgrado SEO julio 2016 pie

Grupo Control Publicidad,
desde 1962 especializado en publicidad y marketing