chicfy, plataforma donde las chicas chic compran y venden moda

chicfy, plataforma donde las chicas chic compran y venden moda
Lunes, 19 de junio 2017

Montaron un bar sin saber nada de hostelería y fracasaron. Participaron en un concurso de televisión y ganaron un dineral para saldar sus deudas. Y, finalmente, crearon una startup para rentabilizar su verdadera pasión: la moda. Así nació chicfy y hoy uno de sus fundadores nos cuenta sus planes de futuro.

Interactiva.- ¿Cuáles fueron los motivos para fundar chicfy?

Nono Ruiz, co-fundador y CEO de chicfy.- Laura y yo nos encontrábamos en una situación personal que nos invitaba a buscarnos la vida por nuestros propios medios. Habíamos montado un bar en Granada sin ningún tipo de experiencia previa en hostelería que resultó un completo fracaso y que nos dejó una deuda elevada que debíamos pagar en incómodos plazos. Así que decidimos probar en un concurso de televisión para ver si nos podíamos llevar algún premio que nos permitiera pagar esa deuda ¡Y lo conseguimos! Después de dos programas nos llevamos 175.000 euros que nos permitieron liquidar la deuda con el banco. Nos sentamos a pensar y, tras volver a trabajar por cuenta ajena e intentar otras iniciativas online, decidimos que era el momento de lanzar una startup de moda, un sector que conocíamos bien y en el que, esta vez sí, teníamos una larga experiencia.

¿Qué fue lo más difícil de los primeros pasos?

Lo más difícil fue cambiar la perspectiva y filosofía que teníamos a la hora de iniciar un negocio, porque esta vez la idea era aplicar creatividad e ingenio en lugar de inversión económica. Pero estábamos convencidos de que esto sí podía funcionar y el 18 de febrero de 2013 lanzamos chicfy, una app para comprar y vender moda solo para chicas, con una inversión de 4.000 euros

¿En qué momento comienza la monetización?

El día del lanzamiento vendimos más de 200 prendas y obtuvimos más de 1.500 registros. Más de 600 chicas añadieron prendas de vestir y al llegar la noche ya teníamos más de 2.000 prendas para vender en nuestra plataforma. No habíamos invertido ni un euro en marketing y recibimos ¡16.000 visitas en 24 horas! Nos pareció increíble. Los siguientes días no fueron igual de buenos, pero no nos desanimamos y seguimos creyendo en nosotros mismos y en el proyecto que teníamos entre manos. Desde entonces, no hemos parado de crecer.

¿Cómo funciona vuestra herramienta?

Sabíamos que teníamos que crear un producto sencillo, de fácil uso y con personalidad propia. Algo que enganchara a las chicas desde el primer momento. Y se lo pusimos fácil: cualquier chica que quiera vender una prenda de moda en chicfy solo tiene que subirla a su perfil con su smartphone y ponerle el precio que considere. Así, otra chica que esté interesada en esa prenda puede comprarla de una forma muy fácil, rápida y muy segura. De esta forma se han creado cientos de miles de tiendas dentro de un gran escaparate, porque en chicfy se sube una prenda cada segundo y se vende una cada siete.

¿Qué resultados obtienen vuestras usuarias con ella?

Las más de 1,3 millones de chicas que forman parte de la comunidad chicfy pueden comunicarse entre ellas en tiempo real, generando experiencias de compra y venta emocionantes. Hacen comentarios de las prendas, valoraciones y, cómo no, también piden “rebajitas”. Todo es público, cualquier chica que entre en la app lo puede ver en abierto porque no tenemos mensajería privada.

¿Cuál es el secreto para hacerse un hueco tan competido por herramientas como Wallapop, siendo más pequeños?

El secreto está en especializarte en un nicho, aunque en nuestros caso es uno de doble verticalización. Por un lado, nos centramos en moda, complementos y calzados; por otro, es sólo para chicas. Nuestro objetivo es hacerlo lo mejor posible y darle mucha personalidad al producto, esa es la clave, y luchamos día a día para que así sea. No somos una app de compraventa de ropa de segunda mano, somos la app de compra venta de moda solo para chicas con más rollo.

¿Cuál es vuestro modelo de negocio?

chicfy cobra un porcentaje sobre el precio de venta estipulado por la vendedora. La compradora nos paga a nosotros y cuando recibe su producto nosotros pagamos a la vendedora. De esta forma garantizamos al 100% el pago de las transacciones. De ese dinero, chicfy se lleva una comisión.

¿Trabajáis con influencers? ¿Qué experiencia tenéis con ellos? ¿Por qué no lo hacéis o no os lo habéis planteado?

Las propias chicas de la comunidad chicfy son en sí mismas influencers ¡Y hay más de 1,3 millones! Ellas son las que se encargan de todo, nosotros solo controlamos para que entre ellas exista buen rollo, que se lo pasen bien comprando y vendiendo, que disfruten de su experiencia

Contadnos cómo se forjó vuestra campaña ‘Claro que sí, guapi’ y qué resultados habéis obtenido con ella.

Nuestro objetivo era diferenciarnos y convertirnos en un referente en la compra y venta de moda en España. Por supuesto que también queríamos aumentar las ventas. Así que fue creada en exclusiva por el propio equipo chicfy bajo el nombre de "guapify" y la productora Randm centrándonos en el lenguaje, la música, el elemento visual y las redes sociales. 

Los resultados están a la vista, solo el primer mes los registros de la app aumentaron un 120%, el número de vendedoras un 150% y las prendas subidas un 100%. 

¿Qué planes de futuro tenéis para chicfy?

A corto plazo queremos ampliarlo a otros verticales y hacer nuestra comunidad más grande aún. Empezamos con chicfy, la app para comprar y vender moda para chicas; luego lanzamos pequefy, la app de compra venta de moda para niños y niñas, y dentro de poco habrá un bonita sorpresa


Grupo Control Publicidad,
desde 1962 especializado en publicidad y marketing