Onlineprinters mayo 2016
 

El comportamiento de la audiencia televisiva en el GP de Brasil

Viernes, 30 de septiembre 2005

La histórica gesta de Fernando Alonso rompió los audímetros en la jornada de ayer. Su confirmación como campeón del mundo de Fórmula 1 convirtió al G.P. de Brasil en la carrera más vista en la historia de nuestro país al alcanzar un promedio de seguimiento cercano a los 8 millones de espectadores y una formidable cuota de pantalla que rozó el 62%.

Según el estudio de Barlovento Comunicación sobre datos de TNSofres, 7.179.000 televidentes lo hicieron a través de la sintonía de Telecinco, mientras que cerca de 800.000 lo hicieron de la mano del canal autonómico catalán TV3. En conjunto, 13.554.000 espectadores sintonizaron en algún momento con la carrera, un acontecimiento que registró su minuto de oro a las 20:32, instante en el que 10.491.000 fieles (el 74,3 por ciento de la audiencia), seguían la entrada a meta de Alonso; no obstante, este espectacular guarismo volvió a quedarse pequeño ocho minutos después cuando, a las 20:40, 10.662.000 personas disfrutaban con las celebraciones del asturiano en el podio. En definitiva, cifras para la historia que convirtieron a la carrera en la emisión más vista del año, aventajando holgadamente a todas las retransmisiones futbolísticas emitidas durante el presente año.

Telecinco volvió a rentabilizar su apuesta por el automovilismo; en esta ocasión, un 55,7% de los espectadores que permanecían frente al televisor en la franja de emisión del G.P. de Brasil eligieron a la cadena privada como opción televisiva, con especiales adscripciones en hombres (62,6), jóvenes (67,8), adultos jóvenes (62,5), y clases medias (59,1). El estudio por regiones revela además que la carrera obtuvo sus mejores resultados en Cataluña, Galicia, <>, Canarias y Madrid.

La tierra natal del campeón, Asturias, vibró de nuevo con la Alonsomanía: un espectacular 80,5% de share medio (422.000 televidentes).


Grupo Control Publicidad,
desde 1962 especializado en publicidad y marketing