Samsung abril 2019
 

Cabify asume las restricciones de la Generalitat y vuelve a Barcelona

Cabify asume las restricciones de la Generalitat y vuelve a Barcelona
Jueves, 07 de marzo 2019

Mediante un nuevo modelo de negocio, Cabify asume un cambio significativo en sus condiciones de operación pasando a prestar el servicio de alquiler de vehículos de transporte con conductor (VTC). La empresa se adapta así a los requisitos impuestos por la normativa catalana en materia de transporte.

Cabify, la compañía española de movilidad presente en 12 países y con más de 25 millones de descargas en su app, ha anunciado su regreso a Barcelona. La empresa ha adaptado su modelo de negocio a los nuevos requisitos introducidos por la normativa sobre el sector VTC aprobada por la Generalitat.

Esta decisión, que no implica la conformidad de la compañía con la nueva normativa de la Generalitat, responde al compromiso de Cabify con la ciudad, sus usuarios, sus empleados, colaboradores conductores y con toda su red de empresas asociadas que también trabajan en favor del desarrollo de la economía digital y la movilidad sostenible en Catalunya y en España.

Una nueva operativa sencilla para el usuario y ajustada a la normativa

La nueva operativa que ahora lanza Cabify solo para Catalunya mantiene la sencillez de uso de la aplicación y se ajusta a los requisitos impuestos por la Generalitat a través del Decreto Ley 4/2019, del 29 de enero, de medidas urgentes en materia de transporte de viajeros mediante el alquiler de vehículos con conductor.

Mediante este nuevo modelo, Cabify asume un cambio significativo en sus condiciones de operación, pasando a prestar el servicio de alquiler de vehículos de transporte con conductor (VTC). El usuario que haya viajado alguna vez en Catalunya con Cabify y quiera seguir haciéndolo, antes de volver a hacerlo, tendrá que aceptar unas nuevas condiciones de contratación acordes a la distinta naturaleza del servicio que la compañía presta ahora en Catalunya.

De inicio, trabajará con una flota cercana a 300 coches, lo que puede dar lugar a alguna demora superior a lo deseable en horas de alta demanda. En todo caso, Cabify redobla su compromiso con mantener un alto estándar de servicio e ir agregando nuevos operadores de VTC.

Un modelo transitorio frente a una normativa cuestionada

La empresa es consciente de que este modelo no es el óptimo para una ciudad y una comunidad que son símbolos de innovación y progreso, pero, incluso a pesar de la asunción de diversos perjuicios que no tiene el deber jurídico de soportar, está dispuesta a cargar con  el elevado e injustificado coste de adaptar su modelo de negocio para cubrir las necesidades de los usuarios en Catalunya. Este nuevo modelo implica renunciar a la operativa general de Cabify de gestión del servicio como agencia de viajes, que no impone al usuario restricción alguna al tiempo de precontratación previo, y que se adapta mucho mejor, tanto a la demanda y necesidades de los usuarios, como al derecho a la libertad de empresa reconocido por la Constitución española y el Derecho de la Unión Europea.


Grupo Control