Webersandwick enero 2019
 

La inteligencia artificial a través de la mirada de Kubrick

La inteligencia artificial a través de la mirada de Kubrick
Miércoles, 31 de octubre 2018

La exposición "Más allá de 2001" recoge una selección de piezas y obras significativas que establecen analogías con la película "2001: Una odisea en el espacio", de Stanley Kubrick, y sirven para descubrir la relación entre los humanos y la inteligencia artificial.

La exposición "Más allá de 2001: Odiseas de la inteligencia" propone, tomando como punto de partida la magistral creación del director Stanley Kubrick, reflexionar acerca de la odisea humana en su búsqueda de la expansión de la inteligencia. Con un especial acento en la sinergia entre arte, ciencia y tecnología, el principal propósito de esta exposición, comisariada por la especialista en media art Claudia Giannetti, es mostrar los hitos de las inteligencias humana y artificial a partir de la invención de instrumentos o aparatos en el pasado, destacando su enorme desarrollo en el presente, y las perspectivas que sugiere el porvenir.

La exposición podrá verse en la planta cuarta del Espacio Fundación Telefónica entre el 31 de octubre y el 17 de febrero.

Ciencia ficción convertida en realidad

En 1968, Stanley Kubrick incluyó en el reparto de protagonistas de la memorable película "2001: Una odisea del espacio" al superordenador HAL 9000 —que mediante inteligencia artificial controlaba todos los sistemas de una nave espacial e incluso a sus tripulantes—. Su visión fue calificada como propia de las fábulas de ciencia ficción. En unas de sus miles de páginas mecanografiadas previas al inicio del rodaje, el director describió un ordenador con el nivel intelectual de un genio humano, que habría pasado el test de Turing y que podría detectar emoción y sufrimiento.

Al cumplirse 70 años de "El Centinela", cuento de ciencia ficción de Arthur C. Clarke en el que se basó "2001: Una odisea del espacio" y los 50 años del estreno de la película de Kubrick, no sólo se han hecho realidad muchas de las predicciones de 2001 gracias a los actuales programas de Inteligencia Artificial (IA), sino que estos sistemas ya forman parte de la rutina humana en prácticamente todos los ámbitos de la vida: desde las comunicaciones, los transportes, el urbanismo y la economía, hasta la educación, la medicina, el arte, el ocio y también la industria armamentística o el sector de la seguridad.

Las tres odiseas: la Inteligencia humana, la Inteligencia artificial y ambas inteligencias

La exposición se estructura en tres ejes temáticos: El despertar de la inteligencia, En el universo de la IA y El futuro de las inteligencias más allá del infinito, que a su vez coinciden con los tres capítulos en que se divide la película: El amanecer del hombre, Misión a Júpiter (en la que actúa HAL 9000), y Júpiter y más allá del infinito.

La muestra establece analogías entre escenas de 2001 acompañadas de documentos y hasta siete manuscritos originales de Kubrick, y una selección de piezas y obras significativas que permiten descubrir la relación entre el ser humano y máquinas “pensantes”. La estructura narrativa se articula en torno a diez preguntas, que plantean aspectos relevantes acerca de la inteligencia humana y de las potencialidades de las tecnologías IA.


Grupo Control