La lucha constante con el fraude en publicidad digital

La lucha constante con el fraude en publicidad digital
Martes, 22 de enero 2019

El fraude en publicidad online no cesa y algunos `players´ intentan llevarse una parte del botín. Hay que hacer caso a esto. El porcentaje de fraude en programática ha representado en los últimos años más del 40%, pero éste se ha reducido considerablemente gracias al trabajo de herramientas antifraude con el objetivo de llegar al 1 o 2% en poco tiempo.

A pesar de que España es uno de los países, a nivel mundial, con una de las tasas más bajas en lo que respecta al fraude publicitario, aún hay que despejar ciertas incertidumbres. ¿Cuál es el modus operandi? Estos son algunos de los fraudes a los que nos exponemos:

  • Clics fraudulentos, o fraude por clic: robots que hacen ‘clic’ (los famosos bots) generando conversiones falsas en las impresiones. Esos anuncios no los ve nadie.
  • Espacios ficticios, o espacios publicitarios “fantasma”, simulan haber insertado la publicidad de manera óptima. Lo hacen a través del ‘ad-server’ y aquí podemos contar con el relleno de píxels (o ‘pixel stu‑ ng’, un anuncio de 1x1 píxels localizado en la página, invisible a primera vista) o el ‘ad stacking’ (acumular anuncios, uno encima de otro en un único espacio).
  • Dominios falsos (suplantar las páginas web): creemos que la publicidad se encuentra en un sitio premium cuando realmente lo hace en un sitio web de baja calidad o inseguro para la marca, encerrando contenido tendencioso.
  • Audiencias ficticias, donde se integran las granjas de clics o el tráfico de robots, que incrementan la cantidad de visitas en sitios web, impresiones o clics en los anuncios.

Lo indispensable

Frente a semejante carga es indispensable contar con tecnologías de protección, herramientas tecnológicas de terceros al servicio de los medios y de su eficacia. Su independencia asegura su imparcialidad. Nosotros utilizamos herramientas de ‘adverification’, así como Adloox e Integral Ad Science (IAS) para luchar contra todas estas técnicas de fraude. Estas se integran nativamente en el ‘bidder’ de compra, lo que ya implica una supresión del fraude en la fase previa a la decisión de compra, y, en consecuencia, una optimización del gasto presupuestario del anunciante. Además, activamos por defecto nuestra ‘blacklist’ genérica de 50k dominios (UR y emplazamientos excluidos sistemáticamente), creado hace 3 años para el mercado español y que se actualiza siempre. Esto permite f ltrar las peticiones de subasta no válidas y lo hace limpiando toda petición de compra de perfiles falsos antes de que estas lleguen, pero también los inventarios que resulten poco cualitativos o que contengan artículos que puedan mostrar contenido tendencioso para la imagen de la marca. Si sumamos esto a las herramientas de control de visibilidad, se podrá ‘targetear’ en mejores soportes sin degradar los costes de compra. El proceso es simple: operar con ‘adverifi cation’ para crear ‘whitelists’ y ‘blacklists’, customizar los criterios de visibilidad en todo formato posible y así bloquear para actualizar clusters de las palabras clave en las campañas.

La intención

El mercado de la publicidad digital avanza inconteniblemente hacia una mayor transparencia, lo cual es mejor, atrayendo así a la programática como principal canal de crecimiento. A día de hoy es todo un ecosistema digital el que intenta marcar unas reglas para que todos los `publishers´, las agencias, los clientes, anunciantes y medios puedan converger hacia el mismo camino luchando contra el fraude y así formar parte de un mercado transparente, totalmente lícito con una publicidad de calidad, pensando en el usuario correcto, en el usuario fi nal al que le llega dicho anuncio.

El resultado

Adloox y Tradelab han llevado a cabo un estudio durante sus campañas juntos, demostrando que se puede llegar a reducir el fraude de un 10% que fi gura por defecto en los ad-exchanges hasta un 0,8% con el fi ltro ‘pre-bid’. El fraude y el contexto de difusión son a día de hoy plenamente controlables si se utilizan las buenas herramientas. Adloox e IAS son soluciones de protección respecto a ello, permitiendo a los compradores integrarlas directamente en el `bidder´ de compra, permitiendo limpiar todas las peticiones de compra de perfi les falsos, asimismo que los inventarios poco cualitativos o que contengan elementos tendenciosos para la imagen de la marca.


Grupo Control