Digitas LBi
 

Las 5 verdades sobre un CIO Mobile First

Las 5 verdades sobre un CIO Mobile First
Martes, 12 de julio 2016

Los departamentos informáticos deben ser asesores de confianza, comprender las necesidades de la empresa e implicarse activamente con cada una de las partes interesadas: desde los jefes hasta el último trabajador, si fuera necesario.

Los CIO (Chief Information Officer) y otros líderes de TI (Infraestructura Tecnológica) no pueden permitirse el lujo de postergar la puesta en práctica de soluciones de movilidad corporativa o desaprovechar las oportunidades ofrecidas por este tipo de tecnología. Ojas Rege, director general de marketing y estrategia de MobileIron, nos describe cinco verdades que los CIO y administradores informáticos deben comprender y aceptar si quieren sobrevivir al cambio que ya está llamando a su puerta.

1. La tecnología móvil es un requisito, no un complemento

Los CIO deberían entender la tecnología móvil como una parte sistémica de su organización, infraestructura y estrategia, no como un ente aislado. Algo similar al sistema nuevo y más eficiente con aire acondicionado central, en lugar de las estufas. Para los empleados, la tecnología móvil es la manera de conseguir hacer su trabajo de la forma más eficaz y eficiente posible. Es la principal forma de trabajo, no un complemento, y los CIO deben entenderlo así.

2. Las aplicaciones deben concebirse desde el principio para dispositivos móviles, no ser simplemente transferidas

Muchas aplicaciones son heredadas y se diseñaron hace años o incluso décadas, especialmente para su uso en entornos de PC y para cumplir ciertas funciones o requisitos operativos específicos. La experiencia de usuario no era un requisito esencial en muchos casos y, de haber alguno, apenas existían los aspectos específicos al contexto del diseño de aplicaciones, ya que estas se usaban mayoritariamente en equipos de sobremesa.

Rediseñar un proceso corporativo no es fácil. En lugar de centrarse en la aplicación de escritorio actual, puede resultar útil remontarse a las características originales y al reenvío por ruta invertida (RPF, por sus siglas en inglés) de las aplicaciones heredadas –suponiendo que aún estén disponibles– y volver a empezar desde cero teniendo en cuenta lo que la aplicación debía poder hacer originalmente, en lugar de forzar el traspaso de la aplicación como tal a una tecnología móvil. 

Trabajar con las personas que utilizarán estas aplicaciones permitirá establecer prioridades tanto con respecto al impacto corporativo como hacia el usuario final.

3. Las TI corporativas están cambiando significativamente

La aplicación de un modelo tradicional de seguridad para PC en un entorno móvil simplemente no tiene sentido, porque pasa por alto muchas de las ventajas –especialmente con respecto a la administración y seguridad– que ofrecen las plataformas móviles en comparación con los sistemas Windows heredados.

iOS fue pionero en la puesta en práctica de ese modelo. Le siguieron Windows Phone y Android. Lo novedoso es que estos modelos orientados a la movilidad están abriéndose paso en la informática de escritorio. En los últimos años, Apple ha llevado a cabo una transición en OS X para que todos estos aspectos funcionen de forma muy parecida a iOS. Con Windows 10, Microsoft está realizando una transición similar.

4. La movilidad debe conectar las TI con todos los aspectos de una empresa

Tradicionalmente, la mayoría de las empresas han trabajado con departamentos informáticos algo opacos. A pesar de ser responsables de facilitar prácticamente todos los aspectos relacionados con la tecnología dentro de la organización (desde el PC de cada usuario hasta la conectividad a la red, pasando por los servicios y el desarrollo de aplicaciones), la interacción real entre los profesionales informáticos y el personal de otros departamentos estaba normalmente limitada al soporte técnico

Para sacar el máximo partido al potencial de la movilidad, los departamentos informáticos deben estar perfectamente integrados con los demás departamentos, entender su papel dentro del conjunto de la empresa y conocer a fondo el trabajo y necesidades de todos los empleados.

5. Es hora de reinventar el papel del CIO

La movilidad es la oportunidad perfecta para reinventar el papel, habilidades y mentalidad del CIO. Éste sigue siendo un líder funcional, pero, lo que es más importante, es que es un colaborador, un alumno, un consejero, un traductor y un asesor de confianza. El requisito principal no es ya que conozca la tecnología a fondo.

Las métricas de los CIO también cambian. La agilidad, la velocidad y la colaboración son importantes. Los nuevos objetivos son la capacitación, satisfacción y autonomía de los empleados. Estos cambios suponen que, a diferencia de los CIO tradicionales a quienes se contrataba o ascendía tras una brillante carrera como desarrolladores o ingenieros informáticos, ahora los CIO Mobile First pueden provenir de un amplio abanico de perfiles profesionales.


Postgrado SEO julio 2016 pie

Grupo Control Publicidad,
desde 1962 especializado en publicidad y marketing