Samsung abril 2019
 

Lovebots: programas que seducen a sus víctimas para timarlas

Lovebots: programas que seducen a sus víctimas para timarlas
Viernes, 15 de febrero 2019

Con el auge de los chatbots se han desarrollado cientos de plataformas que se integran con las principales redes sociales y entornos web para dar atención digital a los clientes. Algunos `hackers´ han aprovechado esa tecnología para crear `lovebots´, unas aplicaciones programadas para seducir y timar a sus víctimas.

En una sociedad cada vez más conectada, las personas tendemos a relacionarnos con otras personas a través de los dispositivos digitales. El auge de plataformas para ligar como Happn o Tinder son prueba de ello. Y, cómo no, cuando una tendencia se convierte en ‘hype’, los ciberdelincuentes intentan sacar rendimiento económico de ella. Tal es el caso de los `love bots´, unas aplicaciones web, basadas en Inteligencia Artificial, que están programadas para que, al chatear con ellas, parezcan personas. El modus operandi de los `hackers´ que los desarrollan es muy sofisticado, ya que diseñan páginas web de citas en las que emulan a famosos sitios estadounidenses como Match.com o PlentyOfFish, en las que al hacer ‘match’ con una supuesta persona, lo que realmente se está haciendo es entablar una conversación con un ‘lovebot’. Es más, para atraer tráfico a estas webs, hacen campañas de publicidad en páginas web y redes sociales con mensajes muy sugerentes, en especial durante fechas señaladas como puede ser San Valentín o Navidad, en las que muchas personas se sienten solas.

La programación de este tipo de ‘robots’ es tan compleja como potencialmente lucrativa. Es decir, los `hackers´ tienen que plantear un sin fin de conversaciones y escenarios en los que programar que sus robots vayan seduciendo a las víctimas poco a poco, hasta conseguir su objetivo: hacerse con información confidencial para robarles o chantajearles. Se trata de una forma muy escalable de robar, ya que una vez programado el ‘love bot’, ya solo les queda esperar a que sus víctimas piquen el anzuelo y poder extorsionarlos. Además, la Inteligencia Artificial juega un papel primordial en este tipo de engaños, ya que cualquier chatbot está creado para que cada conversación se almacene y se procese, con el fin de mejorar las futuras conversaciones.

De esta manera, el robot ‘aprende’ de los posibles errores de programación que hacen que las conversaciones sean ‘menos humanas’. Así, podrán indicar a los programadores que hay que resolverlas. Asimismo, estos programas ‘aprenden’ a diferenciar entre las preguntas más y menos adecuadas, con lo que muchas veces, no hace falta la mano humana para reprogramar muchas de las conversaciones.

La buena noticia es que las conversaciones generadas por un chatbot corresponden a patrones de conducta programados por un ser humano. Por tanto, si se cuenta con una tecnología de detección de malware, que también está basada en la Inteligencia Artificial, es relativamente sencillo detectar este tipo de fraudes.


Grupo Control