isolated 30 mayo
Medialabs Gif
 

Ojito con usar WhatsApp para temas laborales

Ojito con usar WhatsApp para temas laborales
Jueves, 08 de septiembre 2016

Con las aplicaciones gratuitas para usuarios particulares, la información empresarial transmitida corre el riesgo de caer en manos equivocadas y que esta filtración suponga un grave problema para la empresa a nivel económico, técnico y de reputación.

La comodidad y la rapidez de los servicios de mensajería provoca que los usuarios recurran a ellos para comentar temas que necesitan una respuesta inmediata, también en el entorno empresarial, sin tener en cuenta la sensibilidad de la información y la escasa protección. El desconocimiento de las políticas de seguridad de estos servicios, como podría ser WhatsApp, hace que las empresas sufran riesgos importantes por un mal uso de la información de sus trabajadores desde sus dispositivos móviles.

Securizze, la aplicación para las comunicaciones corporativas seguras desarrollada por Solaris Code, asegura que los servicios de mensajería instantánea no están desarrolladas para transmitir información sensible y por lo tanto, su uso pone en riesgo la confidencialidad de estos datos. ¿Cuál es el principal problema? Jose Antonio Ibáñez, CEO de Solaris Code, asegura que el principal problema son los datos personales, “con las aplicaciones gratuitas tradicionales para usuarios particulares, la información empresarial transmitida corre el riesgo de caer en manos equivocadas y que esta filtración suponga un grave problema para la empresa a nivel económico, técnico y de reputación”.

Securizze no permite enviar imágenes, audios, vídeos, ni localizaciones, simplemente texto. De esa forma la seguridad y el anonimato quedan completamente a salvo. Además de las evidentes carencias en cuanto seguridad, utilizar las aplicaciones gratuitas para comunicarse con clientes o proveedores puede transmitir una mala imagen, falta de profesionalidad o de recursos. Las grandes empresas están acostumbradas al uso de herramientas específicas para la seguridad.

Las aplicaciones de mensajería tradicional no están diseñadas para la comunicación entre empresas, eso es un hecho. Por eso, su utilización pone en peligro los datos que transmite, por ejemplo, un WhatsApp con un compañero hablando de la fecha de una transferencia o de los problemas que han surgido hoy en la contabilidad de la compañía. Puede parecer algo insignificante, pero es una información muy sensible si llega a las manos equivocadas,” asegura José Antonio Ibáñez.

Respetar el tratamiento de la información debe ser prioritario en las empresas, lo contrario puede proyectar una mala imagen en los clientes y originar grandes conflictos internos. 


Postgrado SEO julio 2016 pie

Grupo Control Publicidad,
desde 1962 especializado en publicidad y marketing