Webersandwick enero 2019
 

Salvar vidas o callar muertes, así de crudo

Salvar vidas o callar muertes, así de crudo
Lunes, 10 de septiembre 2018

La nueva campaña desarrollada por la agencia Buzz para la ONG Proactiva Open Arms enfrenta a cada ciudadano a una dura decisión: ¿le salvo la vida o le explico las razones por las cuales dudo si dejarle morir ahogado?

En verano la publicidad se llena de mares, playas y flotadores. Pero este año ha habido una campaña que ha mostrado otro lado del mar. Se trata de la última campaña de Proactiva Open Arms, realizada por la agencia Buzz que marca un punto de inflexión en la comunicación de la ONG, al ser la primera que no busca solo la recaudación de donaciones, sino también la concienciación de la sociedad sobre el tema.

"Si desde el principio las instituciones europeas no hicieron nada para ayudar nuestro trabajo, con la campaña orquestada de criminalización hacia las organizaciones humanitarias en el Mediterráneo en 2018 han llegado incluso a inmovilizarnos y acusarnos de favorecer la inmigración ilegal”, explica Laura Lanuza, responsable de la comunicación de Proactiva Open Arms. “En mitad de esta confusión generalizada, necesitábamos volver a centrar el debate sobre el único punto verdadero y cierto de la situación”, añade Davide Gozzi, Head of Creative Strategy en Buzz. “Cuando una persona se está ahogando en el mar, no puedes hacerte preguntas. El único gesto humano es tirarse al mar y salvarle la vida”.

La campaña creativa responde a esta estrategia de manera directa y sencilla. Una foto (real) pone al espectador delante de la situación que un voluntario de Proactiva Open Arms vive cada día: una persona está a punto de ahogarse, a la deriva en el medio del Mediterráneo. Y allí la opción: ¿le salvo la vida o le explico las razones por las cuales dudo si dejarle morir ahogado? Delante de la emergencia, todos los discursos de los medios, de los políticos y de las redes sociales pierden su sentido y la necesidad absoluta del trabajo de Open Arms se hace indiscutible.

La campaña se ha desarrollado en OOH en diferentes ciudades españolas (Barcelona, Madrid, Valencia o Zaragoza, entre otras) pero, sobre todo, en redes sociales. Instagram y Facebook se han usado para dar visibilidad al mensaje, mientras Twitter es donde se desarrolló la parte más interactiva: se activó a los ciudadanos con el formato de conversational card, que permitía a los usuarios tuitear cuál sería su elección delante de esa situación.

Los resultados son de los que dan esperanza: la campaña ha generado 17 millones de impactos de manera orgánica solo en Twitter. Gracias al gran volumen de posts compartidos por los ciudadanos con el hashtag #SalvoUnaVida y a la difusión generada por algunos personajes reconocidos como Jordi Évole, Dani Rovira, Ana Pastor o Paco León, entre muchos otros, la campaña llegó a ser Trending Topic en Twitter. En paralelo, y con una inversión casi nula, la visibilidad y la participación en este canal y también en Facebook e Instagram también fue muy activa, con aportaciones como la de Javier Ambrossi en lnstagram.


Grupo Control