Digitas LBi
 

Tertulias de ATP: El Código de Buenas Prácticas y los Profesionales

Martes, 06 de febrero 2007



La última tertulia del 2006 de la Asociación Española de Titulados y Profesionales de la Comunicación, ATP, debatió sobre este tema tan de actualidad en estas fechas, y así lo primero que se plantea es el origen de la necesidad de ese Código de Buenas Prácticas en la industria publicitaria española, que según parece está motivado por una cierta demanda de una de las partes, los anunciantes, y la pregunta que surge es: ¿Es que se están haciendo las cosas mal o con mala intención? Si es así ¿Quien es el malo?

Como profesionales no podemos afirmar que ningún colega lo esté haciendo mal intencionadamente, por lo que este tema de las Buenas Prácticas así enfocado más parece un tema de la Empresa y sus relaciones comerciales con los restantes sectores.

Pero si se trata de relaciones o prácticas entre empresas, hemos de considerar que los profesionales de la comunicación son los que llevan a cabo tales relaciones en la actividad cotidiana, luego en el planteamiento de ese posible Código, debería estar presente algún representante de los profesionales, por ejemplo esta Asociación, si bien hasta donde se conoce no existe tal representación ni siquiera se ha planteado por las Asociaciones hoy presentes en la elaboración del Código.

Si el final de todo es buscar un incremento de la calidad o la excelencia en la industria, estamos todos de acuerdo en que eso se fortalece con la presencia de los profesionales de la comunicación, frenando el intrusismo, el amiguismo y la lluvia de parientes propios o de los clientes.

Y se nos ofrece una gran duda como profesionales que trabajamos en las empresas de la comunicación, como es la situación que se puede plantear a las pequeñas empresas, según las posibles exigencias de este tipo de Códigos, así como el posible empleo de estos Códigos como elemento de desigualdad en la industria, ya que su exigencia por el contratante, anunciante, podría producir una elevación de costos en el contratado, agencia, lo que a la larga llevaría a la contratante a buscarse otros colaboradores con criterios menos exigentes.

Es decir lo que puede ser la solución futura del Sector, podría ser el comienzo de su final.

Por ello entendemos que lo más correcto es la existencia de un acuerdo previo de cumplimiento por todas la partes, con sanciones económicas reales, es decir pasaríamos de un hipotético y bonito Código de Buenas Practicas, a unas Normas Comerciales o de contratación, efectivas y reales, en las que se reconozca la actividad de cada una de las partes y su justa retribución según unas obligaciones y derechos claros y concretos.

Y es de suponer que este es otro de los temas donde se va a aplicar la tan deseada Autorregulación, que se está llevando a tantos lugares y situaciones que se puede correr el riesgo de que pierda toda la eficacia y prestigio conseguido después de años de efectiva y reconocida labor.


Grupo Control Publicidad,
desde 1962 especializado en publicidad y marketing