Digitas LBi
 

"Valientes 2.0"

Viernes, 28 de octubre 2011

..."son creativos, rompedores y no ven las barreras imaginarias que todos tenemos delante", Marta Rodríguez

Hay épocas en la historia en las que "toca" vivir una guerra. Hay épocas en la historia en las que parece que nada puede mover los órdenes establecidos y hay otros momentos en la historia, donde te toca vivir alguna revolución: ya sea política, económica o social.

 

La semana pasada estuve asistiendo a la European Ecommerce Conference  2011 (EEC11) organizada por Adigital (la asociación española de la Economía Digital) y nunca había estado tan convencida hasta ese momento de la suerte que tengo por estar viviendo, disfrutando y respirando una verdadera revolución digital.

 

Hay tantos modelos de negocio  y tan rompedores que más de una vez me llevé las manos a la cabeza asumiendo la repercusión que esta revolución digital tiene en la sociedad, en la política, en la economía.. en todo. Todo se une, todo se mezcla, todo se multiplica y todo ello, a una velocidad de vértigo.

 

He podido escuchar y ver en la EEC11 a verdaderos revolucionarios, como  John Rogers, que no sólo cree en el e-commerce y en el e-shopping, sino en el e-making! Ideas impresionantemente bien diseñadas como las de Nicole Vanderbilt, CEO de Mydeco con un uso impecable de la tecnología al servicio de la venta online..y así uno a uno todos los ponentes. Sin excepción.

 

Estos revolucionarios digitales, muchos de ellos trabajando en empresas titánicas y otros que han montado su idea de negocio de la nada…¿tienen algo especial? “son unos idealistas” me pareció escuchar detrás de mí en alguna ponencia.

 

No lo creo: Todos somos idealistas, en el sentido que todos tenemos deseos que van más allá de la forma rutinaria de continuar la vida y del afán de supervivencia. Todos somos idealistas, y la única diferencia es si somos idealistas ‘buenos’ o malos’ para el mundo. La diferencia está en que esta gente, aparte de ser idealistas, son creativos, rompedores y no ven las barreras imaginarias que todos tenemos delante. ¿Son unos valientes?

 

Desde luego, lo que no están es resignados con la realidad. Me encanta pensar como Hemingway cuando decía: “No me gusta la resignación; es un sentimiento malo que se adueña de los hombres cuando están a punto de alejarse o de traicionar: es el sentimiento que precede a la liquidación” . Hoy, esa liquidación puede traducirse por muerte en tu negocio, muerte en tu carrera profesional, pero incluso la muerte mental, impidiéndote ser feliz.

 

Erich Fromm, ya vaticinaba que “estamos formando  personas sin valentía, que no tienen el valor de llevar una vida interesante o intensa, que están adiestradas para perseguir como único objetivo vital la seguridad, cosa que solo puede alcanzarse mediante un conformismo total y una falta total de dinamismo” .

 

Esta valentía debe ir unida a lo más interno de cada uno: hay que dejar de basar tu estimación en la capacidad que puedas tener para venderte, en cuánto éxito tienes o en cómo de importante te ven los demás: seamos valientes para tener confianza en nosotros mismos, para apreciar nuestras cualidades, inteligencia, integridad, sinceridad, sentido del humor… ahí es donde debe basarse nuestra propia seguridad.

 

Yo quiero que esos valientes 2.0 no tanto por su éxito, como por su capacidad de  romper los modelos establecidos y el buen papel que ocupan en la economía mundial, son personas que no dependen totalmente de los demás: saben lo que valen y de esta manera, siguen sin resignarse.

 

Había decidido llamar a este artículo “idealistas 2.0” pero no es lo que deseaba decir: sigamos siendo idealistas, preferiblemente buenos para el mundo… pero sobre todo…. no nos resignemos: quiero ser valiente 2.0 . ¿Y tu?

 

Marta Rodríguez

Directora Mediaprism España


Grupo Control Publicidad,
desde 1962 especializado en publicidad y marketing