La campaña más sorprendente de Wallapop

La campaña más sorprendente de Wallapop
Jueves, 12 de enero 2023

Con su nueva campaña, que no se trata de una colaboración pactada, Wallapop agradece públicamente la labor de compañías fabricantes de productos de calidad y con una larga vida útil que contribuyen a construir un modelo de consumo más sostenible. MONO Madrid y Jesús Revuelta están detrás del desarrollo creativo.

Wallapop arranca 2023 con una campaña sorprendente en la que ensalza la labor de otras marcas, en lugar de hablar bien de sí misma. Esta campaña, que no supone una colaboración pactada, está compuesta por cuatro spots, además de piezas de exterior, prensa y redes sociales que suponen un agradecimiento a empresas que desarrollan productos de calidad y duraderos: compañías que fabrican “cosas tan bien hechas” como Miele, Levi’s o Lexus, y que son a quienes Wallapop dedica sus nuevas piezas audiovisuales. 

La plataforma da las gracias también a Patagonia, Orbea, Rolex, Samsonite y Canon, entre otras, y destaca detalles reales de los procesos de fabricación de todas ellas, que aseguran que sus productos se puedan usar o reestrenar muchas veces. La labor de los maestros artesanos Takumi para Lexus, las maletas que resisten el paso de un tractor, el rol de fabricantes cuyos productos prácticamente duplican el promedio de vida útil de su categoría o incluso ofrecen garantía de por vida, son algunas de las historias que Wallapop ha querido destacar.

“Gracias, marcas” es una campaña integrada del consultor estratégico y Director creativo independiente Jesús Revuelta y la agencia MONO Madrid, que resulta la evolución natural de la línea estratégica multipremiada de “Lo hecho, hecho está”, su anterior colaboración para Wallapop. “Gracias, marcas” supone un paso más para la plataforma en su objetivo de retar al consumo irreflexivo de productos nuevos y hacer masiva la reutilización, en línea con el ODS nº12 de la ONU. Ambas campañas mantienen elementos de continuidad, como el escenario desde el que la protagonista lanza el mensaje de Wallapop, y dos de sus protagonistas: Raquel Pino y el activista ambiental Jon Kareaga.

“Sabemos que todavía queda mucho que recorrer por parte de marcas y consumidores en la transición a un modelo plenamente circular, pero conseguir que los productos sean durables es importantísimo. Por este motivo, hemos dedicado parte de nuestro presupuesto en los medios a dar las gracias a marcas que contribuyen a esta misión, porque pensamos que eso lanza un mensaje bonito y esperanzador”,  señala Olivia Calafat, CMO de Wallapop. “Cada vez más personas saben que no se puede comprar nada más sostenible que lo que ya está hecho. Pero aún hay muchas que prefieren comprar cosas nuevas. A unas y a otras, queremos decirles que, si de verdad necesitan comprar algo, sea nuevo o a reestrenar, mejor que sea de marcas de calidad y que dure para que, más tarde, pueda ser utilizado o reutilizado tanto como se pueda”.

Jesús Revuelta, recientemente premiado a la mejor trayectoria publicitaria Sub-41 en los Premios Eficacia, opina que “a la revolución de la reutilización le va bien que a este tipo de marcas les vaya bien”; y añade que no es casual que las piezas de televisión tengan un aspecto visual muy parecido al de las marcas a las que dan las gracias: “Nuestro objetivo siempre fue sorprender, por lo que solicitar autorizaciones a las marcas con anterioridad a la producción de las piezas no era una opción. En ese sentido, nos pareció que esta era la forma más honesta de hacerles sentirse cómodas y representadas con nuestro agradecimiento sorpresa. Y sus valores de producción audiovisual también contribuyen a que la gente se dé cuenta de que Wallapop también es sinónimo de calidad, y así podemos hacer más deseable y aspiracional la reutilización. Puede ser interesante observar cómo puede darse un trasvase de valores en ambas direcciones y ver si logramos hacer pensar a la gente en Wallapop cuando necesiten comprar cualquier cosa”.

Bitan Franco, Director creativo ejecutivo de MONO Madrid, añade que “solo hay algo más sostenible que lo que ya está hecho: lo que, además, está muy bien hecho. Porque los productos de calidad se pueden usar y reestrenar más veces y así hay que fabricar menos cosas nuevas. Y, la verdad es que gracias a algunas marcas, ya hay mucho hecho bien hecho. Para nosotros, es la evolución lógica que debía tener “Lo hecho, hecho está”, para seguir haciendo atractiva la reutilización y que se convierta en la primera opción de compra. Porque al final, los Levi’s en Wallapop son los mismos Levi’s”.

 


Grupo Control