STAND UP Contra el Acoso Callejero
 

Una de las primeras grandes campañas de contenido en España

Una de las primeras grandes campañas de contenido en España
Jueves, 29 de octubre 2020

Jon Lavín, Director general creativo de contenidos en Bijoux Content, recuerda una campaña mítica que no sólo demostró la valentía de un cliente con ganas de innovar y arriesgar, sino que también sirvió de referencia a muchos creativos como ejemplo pionero del marketing de contenidos en España. Hablamos, claro está, de "Amo a Laura".

“Amo a Laura” es una de esas pocas campañas que recordaremos toda la vida. Salió en 2006, un año después que YouTube, pero parece que fue ayer. De hecho, si, literalmente, la hubiéramos visto ayer por primera vez seguro que nos sorprendería igual. Y es que la campaña era original en la idea y la ejecución, pero también en la estrategia desde el punto de vista del contenido, los medios y las relaciones públicas. Constaba de dos fases:

  1. Una campaña atrevida con el lema “Saca tu lado MTV”
  2. Una falsa contracampaña en respuesta a esta, con la canción “Amo a Laura” y la petición del boicot del canal a través de la web “No mires MTV”.

Un mensaje en el tono de la marca, sí, pero que fue aprobado y financiado por un cliente “con dos co***es”, como suele pasar con todas las buenas campañas. Y, de esta manera, consiguió los resultados que cualquiera busca. La campaña se hizo viral en horas, revolucionó el uso de las redes y nos inspiró a muchos creativos, que la poníamos de referencia a nuestros clientes. Pero, además, fue una de las primeras grandes campañas de contenido en España. La gente la buscaba para verla, la comentaba y la reenviaba. Había contenido audiovisual, de radio, cartelería... De hecho, ganó el Sol de Platino por la integración de medios y formatos. “Amo a Laura” se convirtió en la canción del verano. Los Happiness realizaron actuaciones y entrevistas en programas de televisión... Vamos, todo un ejemplo de buen contenido y entretenimiento. Y eso, desde Bijoux Content, me da muuucha envidia. Y para nada de la sana.

 


Grupo Control