BankinterAdvertisement
 

Como elegir el tótem publicitario que más se adapta a tus necesidades

Como elegir el tótem publicitario que más se adapta a tus necesidades
Viernes, 21 de octubre 2022

La publicidad tradicional no dejará de existir, aunque las campañas digitales acaparen cada vez más nuestra atención. Los anuncios plasmados en entornos físicos, como el papel o latón, siguen vigentes debido a su utilidad y versatilidad. Por lo general, las marcas usan recursos como los tótems publicitarios para mostrar alguna información importante o una promoción de sus productos o servicios.

¿Qué son los tótems publicitarios?

Un tótem publicitario es un instrumento que sirve para mostrar un anuncio. Se trata de un elemento en forma vertical que hace alusión a los tótems propios de tribus. Y que consistían en una figura erigida desde el suelo, que llamaba mucho la atención por representar un animal o espíritu. En este caso, es también un monumento, pero publicitario. Los tótems de gran formato tienen de dos a cuatro caras.

En cada una de estas caras o paredes las marcas pueden colocar información relevante para su negocio o solo para una campaña en especial. Los tótem publicitario no se emplean para vender directamente, sino para resaltar una información muy importante. Este recurso se usa para un anuncio interno o anuncio externo. Los materiales de elaboración pueden ser muchos, todo depende del destino del anuncio.

Los materiales con los que se crean los tótem publicitario pueden ser desde cartón hasta aluminio o acero inoxidable. Los primeros son usados en tótems para el interior de locales, mientras los de material más resistentes los colocan en exteriores. Algunas empresas que crean anuncios suelen hacerlos más llamativos, por lo que les ponen luces o incluso combinan materiales.

Cómo elegir el tótem ideal

Hay empresas que realizan campañas cada mes, porque actualizan promociones u ofertas, así que requieren de mucho material publicitario. Otras al parecer no necesitan de recursos más allá de sus carteles habituales. Pero, sea o no una empresa grande, es recomendado que se valgan de herramientas para llamar la atención de la mayoría de las personas que acudan a su local.

Los tótem publicitarios pueden tener apenas dos caras, y para algunos será espacio suficiente para la información que quieren mostrar. Es que, según la estrategia de marketing, puedes necesitar el tótem de 4 caras y crear un concepto en el que las personas deban completar la información viendo cada pared del anuncio. Por otro lado, este tótem es ideal para colocarlos fueras del local, así tendrá visual desde varias perspectivas.

Si el negocio es algo orientado a jóvenes, como una bebida energética, puedes usar un tótem publicitario de dos caras pero que contenga luces, ilustraciones; e incluso una pequeña pantalla. Un tótem llamará la atención por sí solo, pero, en la actualidad a las personas se les atrae por ofrecer productos únicos e interactivos. Además, no debe parecer que les vendes directamente, sino que los incluyes en la experiencia.

Ideal para campañas estacionarias o temporarias

¿Quién no ha visto un tótem publicitario en una feria o durante la época decembrina? Las campanas navideñas dan luz verde a sacar todos los recursos existentes. Nada más llamativo que una oferta, y Navidad es la época en la que suelen generarse la mayor cantidad de promociones que aumentan las ventas. Un tótem con un mensaje que nos haga recordar nuestra Navidad en la infancia, vende.

Desde el último trimestre del año comenzamos a ver una serie de anuncios que nos recuerdan que pronto será Navidad. Las marcas comienzan a prepararnos para los gastos, y gracias a esos anuncios algunos planifican qué comprarán. Los tótem de gran formato pueden generar el llamado a la acción que tú negocio necesita para captar futuros clientes.

Es parte de la “cultura publicitaria”, que exista una información relevante para el consumidor durante una época como Navidad, Semana Santa u otras fiestas tradicionales. Pero también en temporadas populares como el verano. Por tal motivo, todos los que vean un tótem, sobre todo de gran formato, sabrán que deben leerlos porque seguro ofrecerá alguna oferta esperada.

Por qué apostarle a los anuncios no digitales

El mundo de la publicidad se trata de una constante prueba; como si se tratara de un laboratorio, publicistas crean estrategias que luego deben mejorar. Es que, no todos los mercados son iguales y no todo tipo de público tiene las mismas necesidades. Los anuncios palpables fueron parte de esas pruebas hace décadas, y está demostrado que si funcionan. Sin importar que los Ads virtuales dominen las técnicas de marketing.

Un tótem publicitario puede ser visto por muchas personas, mismas que propagarán la información al menos a 10 personas más; de modo que, puede ser tan masivo como quieran. Además, si se realiza un diseño lo suficientemente bonito y especial, algunos querrán incluso fotografiar el tótem y compartirlo en sus redes sociales. De esta manera también llegaría al entorno digital.


 
Grupo Control