Heura, la carnicería del siglo XXI

Heura, la carnicería del siglo XXI
Lunes, 08 de febrero 2021

Heura es una startup de carne 100% vegetal que se presenta como un proveedor de soluciones que "dejan obsoleto el actual sistema alimentario" y que aceleran la transición a un mundo "en el que los animales queden fuera de la ecuación de producción de proteína". Hablamos con Bernat Añaños, Chief Social Movement Officer & Co-founder de la compañía. Texto: Javier Pérez Rey

Interactiva.-  Cuéntanos brevemente el nacimiento de Heura, su trayectoria y crecimiento y tus funciones dentro de la compañía.

Bernat Añaños, Chief Social Movement Officer & Co-founder de Heura.- Heura nace del activismo, tenemos una clara misión: lograr un sistema alimentario en el que dejemos de usar a los animales como intermediario para alimentarnos ofreciendo soluciones holísticas. El nombre, decidimos ponerle Heura porque en catalán significa hiedra, una planta que trepa por las estructuras cubriéndolo todo de verde. Somos una startup de híper crecimiento. Hemos crecido por encima del 460% en el último año. En 2019 alcanzamos una facturación de 2,5 millones de euros, el 90% de nuestras ventas corresponden a España (nuestros productos se distribuyen en un 60% en retail y un 40% en Horeca) pero ya estamos presentes en ocho países más: Andorra, Portugal, Francia, Holanda, Singapur, Hong Kong, Chile y el Reino Unido, el mercado plant-based más maduro. Nuestra prioridad a corto plazo está en la consolidación de España y en replicar el crecimiento exponencial en Francia, Italia y Reino Unido. Yo soy el director de movimiento social; más allá de nuestro producto, queremos ser un agente de cambio y transición; dar voz y concienciar. Yo podría representar la cercanía y la empatía mientras que la figura de Marc Coloma es la del emprendedor. Es un inconformista cuyo objetivo es la justicia. Hacemos un buen tándem.

¿Cuál es el propósito de la compañía y cómo queréis ampliar el público al que os dirigís?

Queremos ofrecer una experiencia tan satisfactoria como la de la carne, una experiencia culinaria única con todos los valores nutricionales fundamentales y que sea saludable. Tenemos que desarrollar un rango que responda a cada momento de consumo y construir una cadena de suministro escalable a nivel global e ir, poco a poco, acercándonos al precio de la carne. Y también seguir concienciando a la sociedad del impacto negativo del consumo de carne y es una realidad que por diferentes motivos cada vez son más las personas que optan por una alimentación plant-based o deciden reducir su consumo. El perfil que más destaca es el de mujer joven, urbana, con estudios superiores, preocupada por su salud y el medio ambiente. Sin embargo, con los años este perfil está variando, se está enriqueciendo y diversificando, y llegamos a consumidores mucho más diversos. Es un perfil muy amplio, porque dentro de la tendencia de proteína vegetal conviven perfiles de consumidor con motivaciones distintas para reducir su consumo de carne, ya sea por salud, por rendimiento deportivo, por medio ambiente, por bienestar animal, por probar comida distinta... Son muchos los motivos que les llevan a tomar esta decisión.

A raíz de la crisis sobrevenida por la pandemia de la Covid-19, ¿crees que el consumidor va a pagar más por un producto elaborado a base de vegetales?

El ritmo de cambio en las sociedades actuales es vertiginoso. Hace tres años sentía que era algo muy emergente y la gente nos decía que la sociedad no estaba preparada. Este último año nos están llamando continuamente y nos dicen que no paran de recibir pedidos. Hay un impulso social que está reforzando este cambio y va mucho más allá de nosotros. Además, la pandemia ha llevado a muchas personas a replantearse su forma de alimentarse, su salud, pero también la de este mundo en el que vivimos; por lo que creo que sí, va a haber una parte de la sociedad que sí que va a centrar su alimentación en cimientos vegetales y que sí que está dispuesto a pagar en pro de su salud. Hoy, más que nunca, una vida saludable es más primordial que nunca para la sociedad. De todas formas, para nosotros el precio de la carne es un reto. Nuestro objetivo es acercarnos al precio de la carne, porque creemos que así podremos generar el impacto que buscamos. Aunque me sorprende la cantidad de consumidores que ya están dispuestos a apostar por otras opciones, lo que es toda una señal de hasta qué punto el consumidor está motivado para cambiar de hábitos.

Sois una “marca activista”: vuestros mensajes sobre sostenibilidad y a favor del cambio de paradigma alimentario son directos. ¿Cómo valora vuestro consumidor vuestro compromiso?

Somos una comunidad, y una comunidad con mucha fuerza. Todos buscamos un bien común, eso es un compromiso mutuo que queda patente día a día en nuestros hábitos, pero también en nuestras redes sociales o en acciones de concienciación como la que lanzamos en Madrid en forma de lona.

¿Creéis que funciona, a nivel de ventas y compromiso con los consumidores veganos y vegetarianos, el reclamo de que el producto “parece carne”, como si fuera un producto sustitutivo de alimentos cárnicos?

No es un sustituto, es el sucesor. Por eso decimos que somos la carnicería del siglo XXI. No comemos carne, pero nos gusta la carne, lo que no nos gusta es lo que supone su producción y por ende su consumo.

¿Cómo trabajáis vuestra relación con vuestros proveedores y con los canales de distribución?

Son unos aliados en empujar la transición proteica, intentamos facilitarles todo tipo de información para que sean conscientes de que de la mano podemos lograr un sistema más sostenible.

¿Cómo valoras la inclusión de productos de origen no animal en la carta de grandes marcas de restauración y cómo crees que os puede afectar a nivel de compañía?

En ese tiempo, la compañía ha logrado penetrar en nueve países, está presente en 3.000 puntos de venta y estamos presentes en restaurantes de ticket medio hasta el Celler de Can Roca. Las cartas plant based no son una alternativa, son ya una necesidad y tanto la sociedad como los empresarios son conscientes de ello. En la actualidad, un tercio de la población mundial sigue una alimentación basada en la reducción o eliminación de la carne, según un estudio de FMCG Gurus. El mismo estudio indica que el 3% de la población se identifica como vegana, un 11% como vegetariana y un 20% como flexitariana. Datos que demuestran que cada vez son más las personas que buscan alternativas más allá de la carne y lo hacen en su cesta de la compra, pero también cuando van a un restaurante o tiran de delivery. La principal razón es que hay una mayor conciencia de las consecuencias de su consumo, tanto para nuestra salud como para la salud del planeta, que se ha visto impulsada por la crisis sanitaria de la Covid-19.

¿Cómo valoras la inclusión de productos de origen no animal en la carta de grandes marcas de restauración y cómo crees que os puede afectar a nivel de compañía?

Esa es nuestra misión y por tanto lo valoramos como un gran éxito. Nacimos para que el sistema alimentario en su globalidad, paso a paso, vaya transicionando a un sistema más sostenible y respetuoso con todo lo que amamos. No hay mejor señal de que la transición ya es una realidad que ver que McDonald’s ya ha decidido lanzar su propia hamburguesa 100% vegetal.

¿Cómo se materializa la presencia de Heura en la alianza ‘Marcas Waste Warrior’, impulsada por la app contra el desperdicio alimentario Too Good To Go?

Cuando hablamos de un mundo mejor sabemos que no lo podemos hacer solos. Esta colaboración nace de querer ser parte de la solución al desperdicio alimentario. Ambas compañías velamos por un sistema alimentario más justo y sostenible desde puntos distintos, surge de forma natural la colaboración en la concienciación de que se puede crear un sistema alimentario mejor. El ahorro en recursos que supone Heura es nuestro primer compromiso en ello.

¿Cómo es vuestra relación con la agencia creativa &Rosàs, la de comunicación Roman y otros socios con los que trabajáis?

Vemos a todos nuestros socios estratégicos como parte de la misión de Heura. Son una extensión nuestra, ya que un proyecto con una misión tan arraigada requiere de un equipo humano que se sienta 100% participe y alineado. No podemos cambiar el mundo solos, necesitamos juntar fuerzas con mucha gente que tenga ganas de tener un impacto positivo en el planeta.

¿Cuáles son los planes de futuro de la compañía, a nivel de negocio y producto?

Para seguir acelerando la transición proteica queremos cada vez ir ampliando nuestro rango de productos teniendo en cuenta las tipologías de carne que consume más la sociedad. Y siempre haciéndolo de forma que nuestros productos sean una opción más saludable y más sostenible que lo que hay en la actualidad. A nivel global, la misión de Heura en los próximos meses es expandir a nivel internacional la carne 100% vegetal nacida en el Mediterraneo, ampliar el equipo de I+D para que la compañía desarrolle nuevas tecnologías que permitan seguir innovando en el segmento y seguir construyendo y dando voz a una comunidad que comparte la misión de Heura.


show 2021
 
Grupo Control