¿Estamos preparados para conducir coches inteligentes?

¿Estamos preparados para conducir coches inteligentes?
Jueves, 04 de marzo 2021

Si bien tan sólo el 20% del parque de vehículos español ya está conectado, lo cierto es que la inmensa mayoría de los conductores se muestran receptivos a este tipo de movilidad que permite una navegación inteligente, una optimización de rutas y una mejora de la seguridad y la asistencia en carretera.

El 82,4% de los conductores en España están dispuestos a conectar sus vehículos para convertirlos en modelos inteligentes, según datos de Roland Berger para la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM).

En la actualidad, apenas un 20% del parque está conectado, por lo que esta modalidad de vehículos tiene todavía largo recorrido por delante. Las previsiones de Ganvam muestran que en poco más de cuatro años, tendremos el 35% del parque conectado y en 2030, alrededor del 40%. Para esa fecha, el 100% de los coches de menos de cinco años estará conectado.

Si bien el desarrollo de la red 5G acelerará la implantación del coche conectado, la tecnología actual ligada a la popularización de los smartphones permite que estos servicios ya sean posibles. No obstante, dado que hoy por hoy el 75% de los coches conectados se corresponden con modelos de última generación que los incorporan de serie, alianzas como la de Ganvam y Movistar, con Net4Things como socio tecnológico, permiten democratizar los servicios vinculados a la movilidad conectada, permitiendo, por un lado, que todos los perfiles de conductores puedan beneficiarse de sus ventajas; y por otro, que las redes de distribución tengan contacto directo con sus conductores, haciendo posible el desarrollo de estrategias de fidelización mediante servicios personalizados. 

Planificación eficiente de la movilidad

En un contexto en el que la recopilación y análisis del dato será fundamental para la planificación eficiente de la movilidad, la conectividad permite no solo el ahorro de horas en atascos y la reducción de emisiones gracias a servicios de navegación inteligente y optimización de rutas sino también la mejora de la seguridad y la asistencia en carretera con la llamada de emergencia automática en caso de accidente.

La conectividad será, por tanto, una pieza clave para que los distribuidores de vehículos pasen de vender coches a vender servicios de movilidad con los que poder anticiparse a lo que el conductor necesita, gracias a la posibilidad de monitorizar los coches en tiempo real.


Grupo Control