Truyol octubre 2019
 

Ha llegado el fin de las pantallas, los teclados y los ratones

Ha llegado el fin de las pantallas, los teclados y los ratones
Lunes, 04 de marzo 2019

XR DESIGN reunió a tres referentes españoles en la unión de tecnología y diseño para reflexionar sobre uno de los principales retos de la Cuarta Transformación Digital o Revolución Industrial: conseguir que las máquinas aprendan a convivir con los humanos y no quieran sustituirlos.

El pasado 27 de febrero The XR Date volvió con XR DESIGN como parte de la programación del Madrid Design Festival. Esta edición del año contó con la presencia de tres expertos españoles, que explicaron cómo la tecnología aplicada al diseño nos ofrece la capacidad de sumergirnos en diferentes espacios, visualizar múltiples contextos y facilitar la creación y toma de decisiones.

Uno de los ponentes fue Pedro Mújica, Ingeniero en Ciencias de la Computación, Profesor y Director Tecnológico Creativo en numerosos proyectos de innovación: “Ha llegado el fin de las pantallas, los teclados y los ratones. Necesitamos un nuevo lenguaje para relacionarnos con las máquinas. Pasaremos de tocar a sentir y todos los sentidos intervendrán en nuestra relación con la máquina”. Para Pedro se abre una nueva era dorada en la interacción humano-máquina y las oportunidades para la creatividad y el diseño serán únicas porque habrá que rediseñar prácticamente toda la experiencia de usuario y todos los interfaces (UX/UI) creados hasta el momento.

Mújica se refirió a este momento como un nuevo Renacimiento y habló de la era del Humano Aumentado o Transhumano: “es fundamental desarrollar dos cosas: la IANetica, una ética para el Internet de la Inteligencia Artificial; y el Tecnohumanismo, un movimiento para que las máquinas tengan un alto grado de empatía por el ser humano y quieran trabajar con nosotros y para nosotros de forma complementaria y no sustitutiva”.

Jesús Garrido, Director comercial de VirtualWare en España (una de las empresas de realidad virtual pioneras en el mundo) presentó las primeras salas de Realidad Virtual a escala real, multiusuario y creadas en España. Un nuevo desarrollo que, por primera vez, supera problemas tradicionales de este tipo de salas (gestión compleja de la operativa; múltiples sistemas, equipos, dispositivos, generación de contenidos, etc.). “Por ejemplo, los ingenieros de una compañía pueden ya revisar el diseño y prototipado de un producto a escala real y de manera colaborativa en realidad virtual y tomar decisiones de forma consensuada sin necesidad de producir una maqueta física”, explicó Jesús.

Las posibilidades de estas nuevas salas de Realidad Virtual son múltiples y actualmente se utilizan no sólo para revisar diseños de productos, sino también para mostrar nuevos productos a clientes mejorando notablemente su experiencia, formar a equipos en procesos de trabajo de manera segura y eficiente o investigar y desarrollar nuevas aplicaciones.

Por su parte, Luis Zunzunegui, `partner´ de Propelland y Managing Director de su sede en España, contó cómo este estudio de diseño global (San Francisco, Madrid y México) está ayudando a grandes empresas (Pernod Ricard, Verisure/Securitas Direct, Coca-Cola, Audi, Banco Santander…) a transformarse creando experiencias disruptivas para las nuevas necesidades de los usuarios. Luis explicó que “para crear una estrategia duradera de innovación hay que invertir en el dato y entender su papel protagonista en el éxito de esa estrategia.” Y eso es lo que hacen por ejemplo con Pernod Ricard, Coca-Cola o Audi. 

Zunzunegui puso el foco en que “la innovación disruptiva usa la tecnología como un medio, pero tiene que nacer de un conocimiento profundo de las necesidades del cliente hasta el punto de llegar a ser predictivos. Y el cambio no sólo viene de una apuesta fuerte por la tecnología sino que también es fundamental un cambio radical en las organizaciones y, por tanto, de las personas que trabajan en ellas.”

Esta edición del XR Date con motivo del Madrid Design Festival superó el aforo previsto y contó con la asistencia de cerca de 300 personas.


Grupo Control