Truyol octubre 2019
 

FaceApp: la "ruleta rusa" de la privacidad en Internet

FaceApp: la 'ruleta rusa' de la privacidad en Internet
Lunes, 22 de julio 2019

Quizá no sabías que FaceApp, la herramienta que está causando furor por su capacidad de "envejecer" los rostros, ha sido desarrollada por una compañía rusa y, por tanto, su uso está sujeto a la normativa rusa sobre protección de datos.

El uso de FaceApp puede suponer un riesgo importante en lo que a nuestro derecho a la protección de datos y la seguridad de nuestros datos personales se refiere. Como indica Miguel Recio, profesor del Máster de Protección de Datos, Transparencia y Acceso a la Información del CEU, cuando utilizamos apps u otros servicios electrónicos disponibles a través de Internet, ya sean gratuitos o no, nuestros datos personales se usan para prestarnos el servicio o, en este caso, para otras finalidades de las que no tenemos información. Esto implica que, al decidir si utilizamos una app, debemos tener la responsabilidad de informarnos.

Para el profesor Recio, FaceApp es también un ejemplo de que una aplicación puede estar sujeta a la normativa de protección de datos de otro país, fuera de la Unión Europea, o incluso en un país que no tenga ninguna normativa sobre protección de datos, lo que puede dar lugar en este último caso a que el usuario no pueda reclamar “nada” si sufre un daño o perjuicio.

“En este sentido, aparentemente, FaceApp ha sido desarrollada por una compañía rusa que, en su caso, cumplirá con la normativa rusa sobre protección de datos”, explica Recio. Es decir, si hacemos uso de FaceApp, estamos aceptando el uso de nuestros datos por una empresa que se encuentra en una jurisdicción que puede no tener el mismo nivel de protección de datos y del consumidor a la del lugar en el que nos encontramos. “Se trata de una cuestión compleja que, además, se agrava por el hecho de que no exista una armonización normativa lo más amplia posible a nivel global”, explica el profesor.

FaceApp pone de manifiesto algunas paradojas. Mientras que exigimos un alto estándar en materia de protección de datos al usar muchos servicios electrónicos, en este caso concreto parece que los antecedentes de quien va a tratar nuestros datos son secundarios o, incluso, irrelevantes.

En cualquier caso, FaceApp es una nueva oportunidad para plantearse también otras cuestiones importantes: ¿Sabemos utilizar de manera responsable la tecnología y apps o servicios electrónicos que podemos encontrar a diario? ¿Conocemos nuestros derechos como usuarios, en materia de protección de datos u otros? ¿Qué relevancia tiene esto para nosotros cuando tomamos decisiones? ¿Asumimos las posibles consecuencias que puedan tener nuestras decisiones?

Leer completamente estas políticas nos llevaría un tiempo considerable y, sin perjuicio de lo anterior, por ejemplo, en la Unión Europea, según el último eurobarómetro sobre protección de datos, un 21% indica que raramente está informado sobre la obtención y uso de sus datos personales online y un 13% afirma no estar informado (Special Eurobarometer 487ª, publicado en junio de 2019). Pero también es cierto, según el profesor Recio, que una protección efectiva de nuestra privacidad y del derecho a la protección de datos es una cuestión que nos involucra, como usuarios, sin perjuicio de que en caso de incumplimiento podamos reclamar según corresponda.

Por tanto, es recomendable no jugar a la “ruleta rusa” con nuestra privacidad en Internet y actuar de manera responsable, informándonos y siendo conscientes de los riesgos.


Grupo Control