¿Evolución o decadencia?

¿Evolución o decadencia?
Jueves, 18 de mayo 2023

Intentad explicar los últimos 17 años de nuestras vidas sin citar a Twitter. Imposible.

Twitter ha cambiado nuestra forma de informarnos, comunicarnos, hacer marketing, política e incluso ver la tele. No hay serie, reality, debate electoral o acontecimiento que no se comente en directo por sus usuarios. Es también la red más usada por periodistas como herramienta de trabajo. Un tuit ha creado celebridades online, influido en cotizaciones en Bolsa o generado crisis de reputación.

Sin embargo, desde que Elon Musk compró Twitter, operación retransmitida a golpe de tuit, el rumor sobre su decadencia se ha disparado. Han contribuido las polémicas decisiones del empresario: despidos masivos, un algoritmo poco afi nado o la introducción de pago por privilegios. El valor de la compañía ha caído a menos de la mitad de lo que Musk pagó en octubre de 2022, los ingresos publicitarios se han desplomado y millones de usuarios han migrado a plataformas como Mastodon.

Afi rmar que Twitter va a desaparecer es arriesgado. Las dudas vienen de lejos. Desde su puesta en marcha en 2006 la compañía se ha visto envuelta en otras crisis corporativas, su capacidad para generar ingresos siempre ha estado en entredicho y no ha habido novedad que no haya generado oleadas de quejas. “Twitter ya no es lo que era”, se decía.

Quizá la clave sea su esencia de red “social”. La plataforma muta y evoluciona como la sociedad misma, especialmente en tiempos convulsos. El futuro de la compañía es tan impredecible como la próxima ocurrencia de su propietario. El tiempo dirá si el pájaro está condenado a muerte o es un ave fénix capaz de resurgir de sus cenizas.


Curso de comunicación TAG
 
Grupo Control