Design System is The New Brandbook

Design System is The New Brandbook
Jueves, 25 de marzo 2021

Estamos hablando del ADN de una marca representado en un ecosistema tecnológico vivo y dinámico que debe tener un nivel de autonomía total, ya que su principal objetivo es ser la fuente de todo lo necesario para componer una marca.

Vivimos tiempos de transformación, de evolución y con velocidades que hacen muy difícil que asimilemos los cambios correctamente. Eso hace que en muchos momentos nos encontremos con conceptos atrasados y estrategias obsoletas.

En una realidad más global, multicanal y tecnológica, el modelo antiguo de BrandBook ya no nos alcanza. Debemos de evolucionar y crear Design Systems para nuestras marcas, donde los métodos y herramientas de trabajos colaborativos y ágiles son fundamentales. Existe la necesidad de una herramienta dinámica que nos permita colaborar con un equipo de múltiples perfiles, a menudo en remoto y que, además, permita que nuestros productos sean coherentes y consistentes entre sí y ofrezcan una experiencia de uso correcta para nuestros usuarios o clientes.

¿De qué se compone un Design System?

En sus inicios estaba llamado a ser una librería de estilos, de componentes y de patrones de diseño orientado a un producto digital específico, al igual que una app o un sitio web. Hoy en día incorpora aspectos estratégicos de la marca como el proceso creativo, el tono de voz, el uso del Brand Claim, el tratamiento fotográfico, la estructura y aplicación de logo y todos los aspectos básicos de una marca que antes se reflejaban en el Brandbook.

A esto le sumamos un completo desarrollo de uso tipográfico, colores, layouts, grids, iconos, componentes y código… ¡La lista es aún más larga! Animaciones, comportamiento responsive, ilustraciones, emailings, banners, audio, vídeo… Todo ello con una clara visión tecnológica y colaborativa, fundamentales para el éxito de un Design System.

Para crear un Design System disponemos de varias herramientas fundamentales y colaborativas. Por ejemplo Asana, Trello o Monday para la planificación y metodologías ágiles; Figma para el diseño y la creación; Storybook y Github para la documentación y distribución de nuestros componentes.

La inversión más rentable

Sin lugar a dudas, el desarrollo de un Design System es complejo y tiene que caer en manos de especialistas, aplicando conocimientos técnicos y estratégicos por igual. Estamos hablando del ADN de una marca representado en un ecosistema tecnológico vivo y dinámico que debe tener un nivel de autonomía total, ya que su principal objetivo es ser la fuente de todo lo necesario para componer una marca.

En nuestra experiencia desarrollando Design Systems para sectores como automoción, educación o innovación, si la herramienta está bien estructurada y es lo suficientemente robusta, los procesos de creación se reducen y son tan efectivos que nos parecerá poco el tiempo y el dinero que hemos invertido en crear nuestro sistema. 

Grandes marcas tienen sus Design Systems en modo código abierto: Audi, IBM, Spotify, Airbnb, Decathlon… Un Design System es una plataforma viva, que debe evolucionar de manera constante y ayudar al desarrollo y posicionamiento de una marca, pero fundamentalmente debe darles beneficios en la rentabilidad y productividad de cada proyecto.


Newsletter Meets 2021
 
Grupo Control