Fortalezas y ventajas del podcast

Fortalezas y ventajas del podcast
Martes, 02 de junio 2020

¿Creéis que las marcas son conscientes de las fortalezas que ofrece el podcast?

Según los últimos datos que nos ha ofrecido la IAB, el 64% de los profesionales de la industria de la publicidad creen que podrían utilizar o van a utilizar algún formato de Audio Online durante el 2020. Tal vez sea por eso por lo que numerosas marcas ya están pidiendo a sus agencias incluir en sus estrategias de campaña el formato podcast, pero ¿son realmente conscientes de todas las fortalezas que les ofrece este formato más allá de la publicidad en programática? Pues el podcast no es un contenido de audio más, como cualquier programa de radio consumido en diferido desde cualquier plataforma, y quien lo conciba así comete un grave error y no está aprovechando todo el potencial de este formato. 

En este artículo os cuento 5 fortalezas que ofrece el podcast a las marcas para conseguir sus objetivos y un valor añadido:

Al igual que no tardamos en entender el papel relevante de los “influencers” para las marcas, y éstas pagaron mucho sin analizar con demasiado  detalle ni su tipología ni si cumplían los KPI’s necesarios para conseguir el objetivo de la marca, es preciso entender cuanto antes las particularidades y valores del podcast.

Al contrario de lo que sucede con otras estrategias cuyo objetivo es alcanzar grandes audiencias, el podcast conecta pasiones, las de quienes comparten una misma afición o interés o el deseo de aprender o ampliar sus conocimientos sobre un tema concreto, y así nos va ofreciendo una sólida segmentación de oyentes. Es decir, cada clic a un podcast, cada descarga, cada escucha a partir del tercer capítulo nos pone en bandeja a un oyente 100% interesado en un tema; si tenemos 2000 escuchas, tendremos 2000 personas interesadas por un contenido y probablemente por mucho de lo que se derive de él… Ya tenemos su primera fortaleza: una sólida segmentación.

Dado que vivimos en la era de la sobreinformación, que irrumpe en nuestras vidas desde múltiples dispositivos (ordenadores, tablets, móviles…) y en múltiples formatos (medios de comunicación digital, redes sociales, newsletters, foros…), nos hemos acostumbrado a navegar en un océano de informaciones y contenidos sin tener capacidad tan siquiera de procesar más del 10% de lo que estamos leyendo o, más bien, consumiendo. Pues bien, en todo este barullo de contenidos y múltiples formatos, nace el podcast de la mano de personas cuya primera intención es compartir su pasión. Pero el podcast no pasa por “ahí”, no. Para llegar al podcast hay que querer y esforzarse dando diversos pasos: llegar a una plataforma de consumo de podcast, buscar el contenido que quiero escuchar y darle una oportunidad (o tal vez dos). Segunda fortaleza: la intención y la fidelidad de sus oyentes.

Para que la marca llegue a su audiencia de podcast, que ya tiene segmentada, tendrá que encontrar el momento y el modo oportuno, el instante de máxima atención y de la mano de quien ha conseguido la fidelidad de una comunidad que le escucha diaria, semanal o quincenalmente, el conductor del podcast. Este podrá hablar sobre la marca de una manera cercana, amable y emocional ampliando a la marca la confianza que ya se había ganado por parte de su audiencia. Tercera fortaleza: la confianza en quien conduce el podcast.

Pero el podcast nos permite ir un paso más allá, la oportunidad de generar ese engagement que tanto les gusta a las marcas con las comunidades de oyentes, de lograr que el mensaje de tu marca sea “especial” para esas comunidades con acciones muy cuidadas: ofrecer a la comunidad información en absoluta primicia, cupones descuento exclusivos para la comunidad, promociones especiales o, bien, la interacción directa con la marca. En definitiva, que la comunidad vea como una oportunidad escuchar lo que les puede ofrecer la marca a través del podcast que ellos fielmente siguen. Cuarta fortaleza: las comunidades que se generan en torno a una pasión.

En los podcast, cada clic “cuenta”, cada escucha tiene detrás una persona que está activa, esperando que alguien le cuente algo interesante, que le entretenga, que le aporte, que le dé información que desconoce, que le enseñe. Las personas que escuchamos podcast no lo hacemos por casualidad ni de forma accidental, sino desde la intencionalidad de querer saber más de los temas que nos apasionan y a los que llegamos de la mano de personas que nos ofrecen credibilidad, confianza y respeto. Esta, para concluir, sería la quinta fortaleza: el poder de prescripción del podcaster con sus comunidades.

Por todo esto y mucho más, en muy breve tiempo las marcas, cada vez más, van a prestar más atención a este formato como parte fundamental de sus estrategias publicitarias y de comunicación, y por tanto se convertirá en una parte más de sus planificaciones y presupuestos publicitarios.


ESEM septiembre 2020
 
Grupo Control