¿Hemos aprendido algo de todo esto?

¿Hemos aprendido algo de todo esto?
Viernes, 30 de octubre 2020

¿Y qué es todo esto?, se estará usted preguntando. Pues qué va a ser, oiga, eso de lo que llevamos hablando sin parar los últimos seis meses: el dichoso virus.

Que aún es pronto para saber hasta qué punto el virus puede cambiar la sociedad, está más que claro, pero también creo que hemos tenido tiempo suficiente para sacar algunas conclusiones aplicables al ámbito de las relaciones públicas y la comunicación.

La primera: las crisis ya no esperan. La anterior dejó el sector muy tocado, pero lo hizo de manera gradual. Esta ha arrasado cuentas y puestos de trabajo en apenas un mes. Es difícil sacar conclusiones cuando un huracán te lleva por delante, pero algo hemos aprendido nosotros: la capacidad de reacción no te va a llegar de repente, es algo que debes practicar a diario con los clientes. Tampoco ellos van a tener la cadera engrasada si no les has ayudado a hacer estiramientos todos los días.

La segunda conclusión es que sí había vacuna: tu equipo. A lo mejor no lo sabías, pero sin tu equipo no eres nadie, así que más vale que lo cuides, sobre todo si vas a tener que ponerte a trabajar seis meses desde casa, teniendo reuniones constantes por videoconferencia y con la incertidumbre llamando a la puerta cada día. Un equipo sólido, coordinado, motivado y bien dirigido puede que sea suficiente para mantener la crisis a raya. Y si no lo es, al menos sabrás que cuando pase la tormenta van a estar a tu lado.

En tercer lugar, la velocidad con la que ha sucedido todo, unido a lo rápido que se han tenido que transformar unidades de negocio como la de los eventos, nos debe servir para darnos cuenta de que nuestro modelo debe estar en revisión permanente. Ahora más que nunca es necesaria la denominada y gastada comunicación 360º, que implica tener unas buenas bases en comunicación corporativa, pero también en marketing digital, social media, gestión de influencers y organización de eventos, aunque por ahora sean digitales. En resumen, estar al plato y a las tajás.

Por supuesto, es prácticamente imposible generalizar en un sector tan diverso y complejo como el nuestro, pero quiero pensar que esta situación, inesperada, impredecible y agotadora ha servido también para algo positivo. En PRGarage al menos, donde no nos podemos quejar, porque no sólo no hemos retrocedido, sino que hemos crecido, así ha sido. Nos ha ayudado a entender que no basta con ser competitivo; también hay que saber ser adaptativo.

No saldremos mejores, no saldremos más fuertes pero, por lo menos, intentemos salir más sabios.


Grupo Control