Metaverso: la identidad visual no es lo que era

Metaverso: la identidad visual no es lo que era
Viernes, 27 de enero 2023

El metaverso ha supuesto un punto de inflexión en la identidad visual de las marcas, que se han atrevido a modificar y adaptar al metaverso lo que hasta ahora era un valor inmutable.

Coca-Cola es roja. Eso es lo que dicen todos los manuales sobre branding. Y es una de las pocas leyes inmutables. Son sinónimos perfectos. Bueno, eran. ¿Por qué eran? Porque la empresa de bebidas americana ha reformulado uno de sus elementos más sagrados en su Coca-Cola Byte, una edición limitada nacida en el metaverso. La nueva bebida (sí, aunque es metaverso también es real) atenta contra lo inmutable de dos atributos de Coca-Cola: un nuevo color, un nuevo logotipo. En definitiva, un color más digital y formas pixeladas en las letras. Hace no mucho hubiéramos dicho que ese cambio era imposible, pero sucedió.

Este movimiento no es un caso único. El icónico logotipo de Ralph Lauren (el conocido Polo Pony) ha sufrido la primera modifi cación en 55 años de historia de la empresa. ¿Y cuál es el cambio? Ha cambiado la mítica silueta de un jugador de polo montando a caballo por otro jugador que está cabalgando... una llama. No se han vuelto locos: la llama es el emblema de Fortnite y conecta con el público más joven.

Pero hay más. Las automovilísticas Renault y Porsche han creado nuevas identidades visuales para la web3, que en el caso de la francesa se escribe muy significativamente R3nlt. La identidad visual ha sido históricamente un elemento estable, que se fijaba en manuales de marca y se protegía con ejércitos de guardianes de marca. ¿La Generación Z ha matado la identidad visual como algo inmutable? La respuesta, pronto en sus pantallas.


Grupo Control