¿Qué pasa con el ticket digital y la privacidad del cliente?

¿Qué pasa con el ticket digital y la privacidad del cliente?
Martes, 11 de julio 2023

El ticket digital se presenta como una solución más ecológica, pero enfrenta a las empresas a un nuevo problema: la privacidad de los datos de su cliente. Como alternativa, fiskaly ha puesto a disposición de más de los 200.000 comercios su solución de ticket digital, que garantiza la protección de los datos y el anonimato de los usuarios.

El auge sostenido del comercio online – el 77 % de los internautas realiza compras online, frente al 67 % que lo hacía en 2015, según datos de IAB-, ha creado nuevas necesidades en los consumidores, que las empresas buscan responder también en la venta física. Hablamos por ejemplo, de disponer una copia digital de los recibos, acceso a un histórico de compras o descuentos personalizados. A esta tendencia, se suma una creciente preocupación por la sostenibilidad. Según datos de Cetelem, el 63 % de los españoles está muy preocupado por el cambio climático y los problemas que a él se asocian, mientras que el 95 % de los encuestados tomaría medidas para combatir el calentamiento global y la mitad afirma tener en cuenta este aspecto al pagar por un producto o servicio.

Como respuesta a estas nuevas demandas, las empresas están adaptando sus procesos para ofrecer nuevas herramientas como el ticket digital, que está cobrando cada vez más fuerza en España según fiskaly, solución SaaS para la fiscalización y digitalización de recibos.

Ticket digital: la alternativa sostenible a los tickets físicos

Teniendo esta creciente preocupación en cuenta, los tickets físicos están más en entredicho que nunca: para su impresión se utiliza papel térmico, un material especial sobre el que se imprimen los datos de una compra a través de calor, sin necesidad de usar tinta, y que contiene compuestos contaminantes como el BPA. Todo ello hace que los tickets no se puedan reciclar.

De esta forma, utilizando tickets digitales, los comercios pueden ofrecer a los clientes esa nueva experiencia de compra más sostenible y limpia que buscan. Además de reducir los residuos derivados del proceso industrial de convertir la celulosa en papel, los recibos electrónicos son neutros en carbono, ya que ayudan a minimizar las emisiones provocadas por dicho proceso, así como las generadas en el transporte del material o la impresión de los documentos.

Grandes supermercados como Mercadona, Carrefour o Lidl llevan tiempo trabajando para adaptarse a las nuevas exigencias de los consumidores de formatos más ecológicos, por ejemplo, mediante la reducción de bolsas de plástico de un solo uso o la incorporación de productos bio en sus lineales.

Ahora, buscan ir un paso más allá, y ya ofrecen distintas opciones de ticket digital: tras compartir los datos personales como teléfono o email, los clientes reciben la copia de su recibo, que puede ser almacenado en las aplicaciones propias o en el correo electrónico. Sin embargo, muchos consumidores ven carencias en el nuevo formato; sobre todo, por la necesidad de dar al comercio datos personales de los que antes no disponía.

Privacidad y ticket digital

Según datos de la consultora Ipsos, el 87% de los consumidores españoles está preocupado por su privacidad en internet. Por ello, las empresas deben buscar soluciones que permitan ofrecer el ticket digital, pero sin que la privacidad de los datos de su cliente se vea comprometida. Como respuesta, desde fiskaly han creado ticket digital. Esta solución cloud se integra en los terminales de punto de venta, y permite ofrecer recibos electrónicos de forma rápida, segura y anónima. Tras realizar una compra, el terminal de pago muestra un código QR, que el usuario puede fácilmente escanear para recibir su ticket en su teléfono móvil y guardarlo en PDF o en su wallet digital, sin necesidad de compartir su teléfono o email. Esto no solo facilita su almacenamiento y posterior consulta, sino que garantiza la privacidad del usuario, que no tiene que revelar ningún dato personal.

La implementación del ticket digital ofrece, además, una serie de beneficios que permiten mejorar la experiencia de compra. En primer lugar, porque se trata de un proceso más cómodo, en el que los usuarios no tienen que guardar todos los tickets en papel, ni preocuparse por perderlos, lo que en muchos casos dificulta las posibles devoluciones. Además, el ticket digital permite acceder a la información de forma inmediata (incluyendo los datos de la transacción, garantías de los productos adquiridos o enlace a las redes sociales de la marca); a la vez que da a las empresas la posibilidad de enviar ofertas personalizadas a sus clientes.

“Los consumidores tenemos derecho a salvaguardar nuestra privacidad y que ésta no se vea comprometida si elegimos optar por un ticket digital ”, explica Isabel Nogales, responsable de desarrollo de negocio de fiskaly en España. “Conocedores de ello, en fiskaly hemos desarrollado una solución de ticket digital para impulsar la sostenibilidad que, a su vez, garantiza la privacidad del consumidor. Además de ello, se mejora la experiencia del usuario mediante devoluciones más rápidas, garantías de productos siempre a mano y descuentos siempre actualizados.”, concluye.


 
Grupo Control