ZAP, plataforma para eliminar la publicidad de los coches

ZAP, plataforma para eliminar la publicidad de los coches
Lunes, 21 de septiembre 2020

Según la plataforma Zero Automobile Publicity, mientras la publicidad siga asociando el coche a aspiraciones deseables como la libertad y el éxito, el trabajo de concienciación de los movimientos ecologistas será inútil. Y, para dar visibilidad a su mensaje, se han lanzado a alterar vallas publicitarias con anuncios de coches.

De cara a la celebración del Día Mundial Sin Coches, mañana 22 de septiembre, nace la plataforma Z.A.P. (Zero Automobile Publicity) con el objetivo de conseguir la eliminación de la publicidad de automóviles en Europa. La primera acción que ha realizado la plataforma ha sido alterar los mensajes de numerosas vallas publicitarias en Madrid y Barcelona con mensajes como “Coche eléctrico = Futuro tóxico”, “No hay coche eco” o sustituyendo la campaña “Los irresistibles” de Volkswagen por “Los irrespirables”. 

Z.A.P. sostiene que la publicidad hace soportable los efectos negativos del coche al asociarlo constantemente con aspiraciones deseables como libertad, tecnología, éxito, deportividad, lujo, aventura, triunfo sexual e incluso sostenibilidad. Por ello es muy difícil que se produzca el cambio de mentalidad necesario para que la mayoría de la población opte por otros medios de transporte. Así, las marcas dedican a campañas a favor del coche 4.636 millones de euros solo en publicidad de televisión en España, Italia, Francia, Alemania y Reino Unido. 

Esta plataforma no pretende eliminar los automóviles, sino explorar modelos alternativos al del coche en propiedad, que es el que promueve la publicidad. El objetivo es que haya menos coches en las calles pero que la ciudadanía pueda usar uno cuando lo necesite, garantizando una movilidad universal en la que predominen otros modos de transporte y en la que el coche no sea una carga económica para las familias.

La técnica de alteración de anuncios o subvertising ha sido ampliamente usada como impulsor de cambio social. La mezcla de elementos dispares con un fin crítico fue propuesta por el movimiento situacionista a mediados del siglo XX con el nombre de détournement. Su objetivo era alterar el flujo constante de mensajes del poder político y económico a la ciudadanía a través de los medios de comunicación y la publicidad. Más tarde, bajo el nombre de culture jamming, se agrupó a diversos colectivos y activistas que se dedican a alterar anuncios. Uno de sus casos más notables es BUGA UP, un grupo creado a finales de la década de 1970 en Australia para acabar con la publicidad del tabaco, objetivo que consiguió en 1992.


Grupo Control