Coca Cola julio 2020
 

¿Confiarías en un influencer de Amazon para llenar tu carrito?

¿Confiarías en un influencer de Amazon para llenar tu carrito?
Lunes, 02 de diciembre 2019

Quizá no sepas que Amazon ya tiene influencers. Y es que los famosos de las redes sociales que atraen a seguidores y dictan tendencia desde Instagram y TikTok hasta Yelp y YouTube, ahora también ejercen su influencia desde Amazon.

Para recargar pilas, suelo ir a la playa con mi altavoz resistente al agua JBL Boombox de 20 vatios de potencia. Después de un baño en el mar, me gusta usar el reloj Garmin Fenix 5S con GPS incorporado para medir las pulsaciones. Si queréis ver todos los productos que me gustan, visitad mi página oficial de Influencer. ¿Es un mal argumento de venta? Pues probablemente deberíais acostumbraros a ello

En caso de que no lo supierais, ahora Amazon tiene influencers. Famosos de las redes sociales que atraen a los seguidores y dictan tendencia en todo, desde Instagram y TikTok hasta Yelp y YouTube, ahora están también en Amazon.

Pero a diferencia de las iniciativas “oficiales” para influencers de otras plataformas, esta es un juego monetario que está empezando. Cualquier persona con suficientes seguidores en redes sociales puede unirse al Programa de Influencers de Amazon.

Una vez aceptado, los influencers obtienen su propia página de Amazon donde recomiendan productos específicos. Cuando sus seguidores hacen una compra, el influencer consigue una recompensa, esto es el marketing de afiliación en su máximo esplendor. De hecho, la iniciativa no es tan diferente del antiguo programa de afiliación de Amazon, aunque ahora los influencers tienen su URL personalizada en la web de Amazon.

Impulsar las compras en redes sociales

Teniendo en cuenta que nuestras decisiones de compra están influidas por las recomendaciones de amigos, comprar a través de las redes sociales parece obvio. Sin embargo, esta modalidad no termina de despegar en muchos sitios. En Asia, por el contrario, la adopción ha sido rápida, ya que el 70% de la Generación Z compra directamente en estas plataformas. 

Instagram ha estado probando su función Checkout que permite a los usuarios comprar sin tener que salir de la propia aplicación, además de su función de bolsa de la compra. Pero la selección es limitada y la plataforma dista de ser un ecommerce. El Marketplace de Facebook puede contar con 800 millones de usuarios, pero las estadísticas sobre el total de ventas han sido escasas, por lo que no ha tenido el éxito que se esperaba.  

Aún así, Mark Zuckerberg sigue muy interesado en el ecommerce. En su presentación de resultados del primer trimestre, habló de planes para "construir más herramientas para que la gente compre directamente a través de la plataforma", además, el nuevo jefe de Instagram, Adam Mosseri, quiere "conectar significativamente los puntos" entre compradores, vendedores y fabricantes. Teniendo en cuenta el gran número de influencers Millennials y de Generación Z que hay en Instagram que influyen en los gustos e incentivan a los seguidores a las compras, parece una combinación perfecta en el paraíso de las ventas.

A menos que alguien se les adelante. Y ahí es donde entra Amazon. 

Lo más atractivo del programa de influencers de Amazon es que es muy sencillo de usar. Los influencers ofrecen a los seguidores un enlace directo para comprar prácticamente cualquier cosa, algo que no es posible en Instagram, en Facebook u otras plataformas. Sólo hay que seleccionar y hacer clic: añadid los productos de Amazon que queráis en vuestra página, compartid la URL, sentaos y esperad los beneficios. Y para los compradores, Amazon ofrece una experiencia de compra sin problemas.

Con todas estas ventajas, no es difícil imaginar que los influencers se pasen a la plataforma en los próximos meses o años, lo que permitirá a Amazon superar a Instagram y Facebook en el relación a las compras sociales. Una vez que los influencers tienen una audiencia fiel y consiguen beneficios en Amazon, es muy difícil que abandonen esta plataforma.

Esto debería preocupar a Facebook y a otras redes sociales que aspiran al ecommerce. 

Límites y advertencias con compras basadas en influencers

Por supuesto, hay algunas cuestiones importantes. Para empezar, ¿esta venta que resulta tan descarada disminuirá la confianza de los seguidores? Si los influencers se llevan una buena comisión por vender un producto en Amazon (incluso algún patrocinio de la marca), ¿qué les impide ser honestos con sus seguidores, independientemente de si es o no un buen producto?

En mi opinión, la mayoría de las personas se da cuenta de los intereses de los influencers, a menudo monetarios. En general, no dan consejos ni opiniones porque quieran hacerlo, y todo ese trabajo para ganar seguidores debe ser monetizado de alguna manera, ya sea a través de anuncios en sus vídeos de YouTube o iniciativas de marketing de afiliación y acuerdos de patrocinio. 

El reto menos obvio con el programa de influencers de Amazon es la comisión y la estructura de pago. Las comisiones varían del 1% para juegos electrónicos hasta hasta el 10% para artículos de moda de Amazon (como esta imitación de 90$  de una parka Canada Goose). Mientras el dinero aumenta, el programa de Amazon puede atraer a más influencers que lleguen a cobrar tarifas de cinco y seis cifras sólo por mencionar un producto en su Instagram.

Sin embargo, la verdad es que la iniciativa de Amazon está empezando a causar desconfianza, no sólo entre los propios compradores sino también entre la competencia. Supongo que Facebook y compañía ya se han dado cuenta de la invasión de influencers de Amazon y está despertando una alarma en sus propias iniciativas.


Grupo Control