Exponential abril 2018
 

Es la perfecta influencer, pero no es humana

Es la perfecta influencer, pero no es humana
Viernes, 16 de febrero 2018

Miquela tiene 19 años, vive en Los Ángeles y todos los días publica en su cuenta de Instagram imágenes de una vida idílica que ha seducido a marcas tan conocidas como Channel o Adidas. Tan sólo hay un pequeño detalle: Miquela es un avatar.

A pesar de su corta edad, Miquela tiene una sólida trayectoria profesional a sus espaldas: es modelo y cantante, y sabe moverse como nadie en los ambientes más cool de Los Ángeles. Viaja mucho, disfruta de los clubes de moda con sus amigos, come en los mejores restaurantes y no se pierde ni una exposición de arte. Y, claro, cada paso que da queda registrado en su cuenta de Instagram, donde ya ha conseguido 500.000 seguidores. Una cifra nada desdeñable que no ha pasado desapercibida a las marcas: Chanel, Supreme, Vetements y Vans son algunas de las firmas que se han dejado seducir por el encanto de esta joven.

Hasta ahora todo parece normal, ¿no? Pues bien, nada más lejos de la realidad. Resulta que Miquela no es más que un avatar. Tan bien diseñado que casi parece una persona de verdad a la que se le ha aplicado algún tipo de tecnología 3D para adoptar la estética de un cyborg. No se sabe: la identidad de Miquela, o mejor dicho, la identidad de su autor siguen siendo un misterio. Hay especulaciones de todo tipo: unos piensan que Miquela forma parte de una campaña publicitaria que se desvelará en breve y otros creen que se trata de un experimento social de un artista digital.


Grupo Control