Digitas LBi
 

Música y cine en la era digital, a estudio

Viernes, 22 de junio 2007


Un 70% de los internautas que han descargado contenidos audiovisuales, también paga por ellos. Esa es una de la principales conclusiones que se puede extraer del último informe elaborado por la compañía dnx


La capacidad de los internautas para acceder gratuitamente a bienes culturales protegidos por la ley de propiedad intelectual, ha provocado que industrias como las del cine y la música hayan visto sus canales de distribución amenazados.

La mayoría de los mensajes emitidos hasta el momento han ido enfocados hacia la criminalización de los usuarios de dichos servicios, pero ¿Quiénes son estos usuarios? y ante todo ¿cómo perciben ellos mismos esta situación? A estas preguntas trata de dar respuesta el último informe de dnx donde se pone de relieve que "3 de cada 4 internautas españoles que descargan música de manera gratuita, se justifica porque considera que el precio no es el adecuado".

Aunque el estudio revela que un 20% de los internautas que descargan música no pagarían nada por adquirir una canción, existe una enorme mayoría que sí estaría dispuesta a pagar siempre y cuando los precios se situaran en un rango que ellos consideran como “adecuado” (entre 0,30-0,45 euros en el caso de una canción y entre 2-2,5 euros en el caso de un álbum)

Un 70% de los internautas, no considera que la descarga gratuita (P2P) de música sea ilegal y, si bien la mayoría está de acuerdo en defender los derechos de propiedad intelectual de los artistas, se critica tanto la figura de las discográficas, las sociedades de autores y los sistemas anticopia, como las medidas que toman hacia la resolución del “problema”.

En el informe se percibe también que se gasta menos dinero en la compra de productos audiovisuales, un 68% de los entrevistados considera que desde que tienen acceso a los contenidos de manera gratuita compran menos música y un 58% opina lo mismo sobre los DVDs.

A diferencia de lo que ocurre con los CDs musicales, la percepción de calidad de los DVDs originales es uno de los factores que anima a su compra.

Mientras que el 60% de los internautas considera que la calidad de la música comprada y la descargada son similares, un 74% cree que la calidad de las películas y series descargadas de manera gratuita es peor que la obtenida cuando se compran DVDs.

Para los contenidos audiovisuales, el rango de precio que los consumidores consideran “adecuado” es de 2,25-2,75 euros en el caso de una película, entre 0,9-1 euro un capítulo de serie de TV y entre 3,5-5 euros una Temporada de serie de TV.

No obstante, los navegantes, no creen que sus hábitos de descarga eviten que el futuro del cine siga pasando por las salas de proyección tradicionales, la mayoría indica que sigue acudiendo a las salas con la misma frecuencia que antes, aunque tienen una pobre opinión sobre el futuro de los centros de alquiler de películas.


Grupo Control Publicidad,
desde 1962 especializado en publicidad y marketing