La nueva normalidad en el ecommerce llega para quedarse

La nueva normalidad en el ecommerce llega para quedarse
Martes, 12 de enero 2021

La paralización durante meses de las tiendas físicas debido a las restricciones contra la Covid ha acabado con las barreras que tenían muchos compradores, como la falta de confianza y el miedo a las estafas en la venta online.

La crisis sanitaria mundial vivida este 2020 ha supuesto, en muchos aspectos, un antes y un después en la vida tal y como la conocíamos. Y, entre ellos, se ha mostrado como detonante de cambio en la forma de consumo vivida hasta ahora. Muestra de ello es cómo el ecommerce logró, en los meses de confinamiento, impactar en la generalidad de la población, al principio por “obligación”, para asentarse después como habitual. De hecho, sigue siendo una de las primeras opciones de consumo. La venta online ha acabado con las barreras que tenían muchos compradores. Como, por ejemplo, el que no se fiaba de comprar online y que se decantaba por la tienda física; sobre todo, por el miedo a las estafas. La edad, la desconfianza o el desconocimiento eran grandes trabas. Sin embargo, con el comercio tradicional paralizado durante meses y con la necesidad de ampliar e impactar en nuevos clientes, el consumo se ha visto forzado a trasladarse a los canales online.

La pandemia ha supuesto una revolución al propiciar un cambio radical en los hábitos de compra, dando la oportunidad a muchos consumidores de experimentar un formato que no se habían planteado, como lo demuestra el hecho de que un 40% de ellos tuvieran su primera experiencia de compra de alimentación online en el mes de marzo de 2020. De hecho, según el Barómetro Covid-19 y Marketing, la distribución multimarca y multiproducto (70 %) y la distribución ‘direct-to-consumer’ o venta directa al consumidor (46 %) liderarán el crecimiento del comercio electrónico durante los próximos doce meses.

Un incremento que ha llegado para quedarse, ya que las variaciones en los comportamientos de consumo permanecerán una vez superada la pandemia. El ecommerce ha dejado de ser una oportunidad de futuro y se ha convertido en una realidad muy presente. Asimismo, ha supuesto un acicate para el pequeño comercio, que ha tenido que iniciar una andadura online que no se planteaba. Toda esta situación se ve reflejada en los datos recogidos por Emarsys, que nos demuestran que se ha generado un incremento del 40 % del ecommerce en España desde el inicio de la pandemia. 2020 está siendo un año de cambios sin precedentes. Y con más del 75% de internautas españoles comprando online, el ecommerce es presente y es oportunidad. Pero, para tener éxito en ecommerce, es necesario que las marcas tengan claras las directrices para triunfar en el canal online y rentabilizar esa evolución en el consumo; algo que tenderá a agudizarse.

Es esencial que las marcas hagan oír su voz y mantengan su presencia, centrándose en los canales que funcionan. Por eso hemos lanzado una nueva unidad, Reprise Commerce, que se ha construido alrededor de nuestros clientes y que les proporcionará –gracias a más de 250 expertos en ecommerce en todo el mundo- un enfoque holístico del ecommerce que va más allá del marketing, adentrándose en la cadena de suministro y las operaciones, el diseño de estrategias y activaciones, siempre manteniendo la experiencia del cliente en el centro de todo. Desde la consultoría inicial hasta la activación, diseñamos y ejecutamos estrategias centradas en el consumidor en todas las etapas del ecommerce journey, incluyendo eretail, cadena de suministro y almacenamiento, marketplaces y D2C.

Nunca ha habido un momento como este para desarrollar una propuesta ‘end-to-end’ verdaderamente relevante para el mercado. El consumidor ha evolucionado y mucho más rápido que en los años anteriores, por eso debemos buscar en el entorno del comercio online, proporcionando las mejores soluciones para nuestros clientes globales y locales. Aumentar la inversión resulta crítico, pero pueden incrementar sus ganancias si destinan recursos adicionales al ecommerce. De hecho, así lo demostraron en China aquellas marcas que, de manera rápida, redistribuyeron sus esfuerzos de ventas para destinarlos a los canales online, tanto B2B como B2C, durante la pandemia. Un ejemplo de ello es la compañía de cosmética Lin Qingxuan que, tras cerrar el 40% de sus tiendas durante la crisis, desplegó a más 100 de sus asesores de belleza en la red a través de herramientas como WeChat. Como resultado, sus ventas en Wuhan se triplicaron con relación al año anterior.

En los tiempos de incertidumbre que vivimos, lo único que parece cierto es que el ecommerce ha salido fortalecido y es ya la nueva realidad.


Grupo Control